PENSAMIENTO

Fuerza México

El 19 de septiembre ha sido importante para los mexicanos desde hace 32 años, fecha en la que un terremoto marcó para siempre a la ciudad, la historia se repite en 2017: la devastación y también la organización y cooperación de todo el país, “A Dios rogando y con el mazo dando”, es la única frase que viene a mi mente cuando veo todas las imágenes y vídeos de las personas ayudando en las zonas afectadas por el sismo.

Otra vez se superó a la ayuda gubernamental, las personas recién evacuadas de edificios o transeúntes fueron los primeros en actuar en las labores de rescate, es por eso que la mayoría de las imágenes compartidas en los medios, muestran las cadenas de personas que se formaron para quitar a mano limpia los escombros, cargando víveres de un lado a otro, también filas de voluntarios dispuestos a organizar toda la ayuda recibida o donar sangre, eso, es México.

La sociedad mexicana es la primera en criticarse a sí misma, pero creo que es porque sabemos lo que somos capaces de lograr, la unión que ha demostrado el país para ayudar a las ciudades afectadas ha sido increíble: profesionistas que prestan sus servicios de forma gratuita, personas que arriesgan su vida por rescatar a otras, otros regalando la mercancía de sus negocios, algunos llevando comida a los voluntarios, ofreciendo sus casas como albergues, centros de acopio, o comedores comunitarios, sin importar edad o condición económica, todos queremos ayudar.

Los mexicanos tenemos la capacidad de “ponernos en los zapatos del otro” eso es lo que nos hace diferentes y grandes como sociedad, incluso, en casos contrarios, las denuncias en redes sociales y a las autoridades han sido inmediatas, lo mismo pasa con las mascotas, muchos critican que se les tome en cuenta cuando hay prioridades pero son más las personas que las rescatan y difunden imágenes para lograr encontrar a sus dueños, no hay opción, la ayuda es para todos.

El apoyo internacional tampoco se ha hecho esperar, desde Chile, Panamá, Honduras llegan rescatistas, junto con elementos del ejército Israelí, además de ayuda económica y en especie, mucha de esta ayuda llega como reacción a la unidad nacional.

En estos días de unión, las exigencias de los mexicanos a políticos ha sido unánime, incluso la petición en change.org donde se exige al INE el dinero de las campañas electorales para reconstruir las ciudades afectadas es noticia debido a la cantidad de firmas recabadas, lo mismo pasó con los medios de información, redes sociales y sociedad en general después de las contradicciones sobre los rescates del colegio Rébsamen y las declaraciones de la marina, nadie quedó conforme y todos han levantado la voz por diferentes medios expresando su inconformidad.

México el día de hoy es una muestra de resiliencia, las acciones desinteresados de unos a otros han roto prejuicios a nivel mundial, mostrando que somos más grandes que la corrupción y los problemas de nuestra sociedad, somos un país que busca mejorar, que sabe ayudar y que si pudo levantarse una vez con menos recursos, lo hará de nuevo y con más fuerza. Después de hacer recuento de toda la ayuda, sólo puedo sentir orgullo gracias a la gente solidaria y valiente mi país que merece  el mayor reconocimiento por hacer la diferencia, llenarnos de esperanza y demostrándonos que  sí  se puede.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story

Deja un comentario