PENSAMIENTO

¿Quién Tiene El Volante En Tu Vida?

¿Cuántas veces no nos hemos encontrado a nosotros mismos quejándonos sobre la situación actual de nuestras vidas? Ya sea con la pareja, con el trabajo  o simplemente con una situación familiar o de amistad es muy fácil caer en ser la víctima y dejar todo a “las circunstancias” sin jamás asumir la responsabilidad. Lo mejor que podemos hacer es jamás dejar nuestra vida en poder de alguien o algo ajeno a nuestras vida. Por ello queremos que siempre tengas presente qué es tener el control de lo que nos sucede en la vida:

 

  1. No echarle la culpa a nada ni a nadie de los que haces, piensas o sientes. Eso incluye a todos los que nos rodean, ya sea nuestra pareja, los niños, la crisis, tu jefe, tu mejor amiga o lo que tengas en mente. Debemos asumir plena responsabilidad de las situaciones que nos suceden. Siempre es más fácil pensar nosotras somos las víctimas y que los demás son los “malos” de la película. Pero  ¿quiere esto decir que tienes que aceptar cualquier tipo de comportamiento o de situación que nos suceda? Claro que no, porque eso no depende de nosotras, pero si está en nuestras manos cómo reaccionas ante ello. Sólo tú puedes controlar cómo piensas y actúas, nadie más.

 

  1. No sentirnos culpables. Del otro lado de la moneda esta el “sentirnos culpable por absolutamente todo lo que sucede” y que somos un desastre en cualquier cosa. Hay que recordar que la culpabilidad no debe ser confundida con la responsabilidad. Debemos tener siempre presente que la vida es un continuo aprendizaje y como tal siempre estamos dispuestas a hacer lo mejor que está en nuestras manos –que no siempre es lo ideal.

 

  1. Ser conscientes de dónde y cuándo tomamos el control. Siempre existe algún área en la que somos víctimas o espectadoras, ya sea el trabajo, nuestra relación amorosa o incluso una de amistad. ¿Cómo sabes que estas siendo una victima? Cuando sentimos enfado, la necesidad de culpar a otros, cansancio, impaciencia, celos, envidia, impotencia, tristeza, desconcentración, decepción, etc., son signos de que algo no está bien y que nos es más fácil culpar situaciones o personas ajenas. Mejor pensemos que tenemos al alcance de nuestras manos que puede darle la vuelta a la situación.

 

  1. Decidir qué quieres y luchar por ello. No vale con aceptar lo que te llegue y luego estarse quejando; o lo que es aun peor, “esperar” a que por un milagro llegue el trabajo perfecto o el novio perfecto, o la amiga perfecta. Y por supuesto esto incluye la oportunidad perfecta. En la vida tenemos que ser proactivas y trazarnos objetivos para saber que queremos y cuando lo queremos. Recuerda que si no hacemos esto, la vida puede pasarnos por encima.

 

  1. Aceptar que todo cambia y nada es para siempre. Cada día viene acompañado de nuevas opciones en todo: en como nos sentimos, en como comenzamos alguna actividad, o que elecciones vamos a tomar. En nuestras manos esta nuestro futuro y este siempre puede cambiar, la pregunta es ¿qué vamos a elegir el día de hoy? Podemos elegir quedarnos donde estamos –pareja, trabajo, amistad- o podemos elegir cambiar.

 

Y tú, ¿Estás tomando las riendas de tu vida?

You Might Also Like

Previous Story
Next Story