Wellness

Mantén tu figura con ayuda de las cheat meals o comidas “trampa”

Tener buenos hábitos alimenticios no es tan difícil como crees, dale una ayudadita a tu fuerza de voluntad con este súper tip que te salvará de caer en tentaciones.

Cualquier persona que ha tomado la decisión de ser más sana y se encuentra en un plan de cambio de hábitos sabe que en ocasiones puede ser difícil dejar atrás esas malas costumbres alimenticias.

Por ello la mejor forma de huir  las tentaciones son las cheat meals, que te ofrecen la oportunidad de saciar un antojo que has tenido por días. Una comida “trampa” o cheat meal es básicamente una comida que realizas una o dos veces a la semana y que está totalmente fuera de tu plan nutricional. Por lo que permitirte de vez en cuando un gustito, puede hacer que esos buenos hábitos sean mas duraderos.

Las cheat meals por donde le veas, pueden traer un gran beneficio para llegar a tus metas, claro siempre sin excederse y abusar de ellas.

Aquí unos tips para hacer “trampitas” sin sentirse culpable:

 

1. Planea tus comidas trampa

 

Tener una estrategia es parte importante de una cheat meal. Planifica cuándo y qué es lo que vas a comer, la mayoría de los expertos nutricionistas opinan que es recomendable hacerlo una vez a la semana, dos como máximo.

Generalmente es una buena idea hacer tu cheat meal en los fines de semana o en una ocasión social especial, de esta manera, al planear tu cheat meal para determinado día u ocasión puedes hacer que incluso ahorres unas cuantas calorías durante el transcurso del día para el momento de hacer tu comida trampa. Puedes determinar si será un postre o una comida cargada de carbohidratos.

 

Food

 

2. Haz ejercicio el día que hagas tu cheat meal

 

Es recomendable que siempre hagas al menos veinte minutos de ejercicio, pero en el día que decidas hacer tu comida trampa, sería mucho más ideal que en vez de realizar tus veinte minutos, subirle un poquito al sacrificio y te aumentes aunque sea unos quince minutos de tu rutina, verás que te sientes mucho mejor, y hasta te comerás esos taquitos al pastor que te has estado saboreando con mucha más confianza.

 

Gym

 

3. No te excedas

 

¡¿Qué?!, ¿no se supone que la idea de todo esto es poder comer hasta atascarse? ¡Pues no!, de hecho no. La cheat meal es una oportunidad para comer lo que te gusta, no un mandato para comer hasta que tu barriga esté super llena.

Recuerda también que se trata de una cheat meal, no de todo el día de estar comiendo así. De igual manera puedes cumplir con tus antojitos sin caer en excesos. Por ejemplo, lo que yo hago es que si me voy a comer unos taquitos al pastor, me los como con una tortilla en vez de dos, créeme el sabor sigue siendo el mismo, controlas de cierta manera tus porciones, y los vas a disfrutar mucho mejor.

 

Eat

 

4. Toma mucha agua

 

¡Agua!, el agua es vida, y justo como el control de porciones, el tomar un vaso de agua entre rebanadas de pizza o con esas alitas bien picositas harán que se frene un poco tu frenesí alimentario, te ayudará a digerir mejor los alimentos y alcanzarás un nivel de saciedad más pronto.

 

Drinking water

 

5. Tómate tu tiempo

 

Date la oportunidad de saborear cada bocado, has estado esperando este antojito quizá toda la semana, así que toma el tiempo de disfrutar de tu comida favorita y extiende la diversión.

Al comer lento, aparte de aprender a disfrutar los sabores, te darás cuenta que te sentirás satisfecha previniedo así que sobrecomas.

 

Waffle

 

6. Regresa a tus hábitos

 

No pienses “Bueno ya me comí este pastelito entonces tambien me comeré estas galletas”. Disfruta tu comida y regresa a tus buenos hábitos, no porque te permites un gustito significa que todo el día será igual o toda la semana.

 

Just

 

 

Creanme que de todos los métodos que utilicé éste siempre fue el más efectivo, porque al menos una vez a la semana me daba gusto con uno que otro antojo, de esa manera nunca me dieron ataques de ansiedad o ganas de abandonar mis plan de cambio de hábitos; al contrario, como nunca me privé de nada, nunca hubieron esas ganas de abandonar todo el trabajo hecho.

Así que ya saben, a echarle ganas, ¡y no olviden de comerse sus antojitos de vez en cuando!

 

 

You Might Also Like

Previous Story
Next Story