Wellness

Ama lo que comes

Hay quienes nos declaramos golosos profesionales de lo que nos hace delirar ya sea algo picoso, dulce o frito.

Adriana Ortemberg, autora del libro La cocina de la felicidad, Editorial Urano, explica que el hecho de que se tenga una versión negativa de algunos platos, puede influir en la voluntad de asimilarlos, consumirlos e incluso, impacte en nuestro firme deseo de erradicarlos de nuestra dieta, por lo que es valioso pensar los posibles efectos nutrimentales de tal medida. La especialista comenta que, por ejemplo, el problema con el chocolate es que no se toma como alimento sino como un dulce más, sin considerar el valioso contenido de antioxidantes y magnesio que brinda a quien lo consume.

MR_Blog_comesuno

[Foto: Flickr]

¡Vamos por ellos!

Dejemos la eterna pelea con aquello que nos alimenta, y mejor tengamos presente la famosa frase del alquimista Paracelso: “Nada y todo es veneno, todo depende de la dosis”, abordemos cada bocado como una oportunidad para deleitarnos y busquemos aquellos alimentos que además de fascinarnos por su sabor, son una gran fuente nutrimental.

Tonia Reinhard, autora del libro Superalimentos, Editorial Altea comparte 5 datos sobre ciertos alimentos, para que en vez de ‘hablar mal de ellos’, volvamos a la senda de la reconciliación y los incluyamos en nuestra dieta:

  1. Seguramente, de pensar en un rico mole, adobo, salsa o simplemente el chile en polvo agregado a una copa con frutas o verduras, a más de uno se nos hace agua la boca, y no hay razón por la cual privarnos de este manjar, ya que 3 cucharadas de chile proporcionan 67 por ciento del valor diario de vitamina C y es una estupenda fuente de vitaminas A, B6 y K.
  2. Y si hablamos de postres, las cerezas son una fruta que aporta antioxidantes y minerales así que miremos con amor a los alimentos horneados que las contienen e incluso a una exquisita bola de helado.
  3. Comer pistaches de forma regular ayuda a bajar los niveles de colesterol, así que se candidatean como una botana imprescindible al momento del lunch o colación.
  4. Uvas frescas, secas, cubiertas de chocolate, como ingrediente de postres, tartas, etcétera, todas ellas ayudan a la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  5. Quizá el pan sea uno de los primeros alimentos que queremos evitar, sin embargo esto es injusto ya que si está elaborado con trigo integral, nos va a proporcionar Vitamina B y B6, hierro, cinc y cobre, por lo que Tonia Reinhard sugiere para la elección del pan al momento de la compra buscar en su etiqueta “trigo integral”, “grano integral” o “multigrano”, para asegurarnos que los componentes del grano estén incluidos.

 

MR_Blog_comesdos

[Foto: Flickr]

Hay que asesorarnos con nuestro médico o nutriólogo si tenemos dudas respecto a lo que nos conviene evitar antes de comenzar una lucha interminable con los alimentos, así como las porciones sugeridas por nuestro estilo de vida y edad, en vez de pelear con aquellos alimentos que nos resultan placenteros y que además, refuerzan nuestra salud.

Colaboración de Fundación Teletón
Conchita Becerril
“Como te tratas, te ven”
[email protected]

You Might Also Like

Previous Story
Next Story