Wellness

¡Claro que puedes dejar de fumar!

Sabemos que aunque seas fumadora nueva, ocasional o de ligas mayores, renunciar a este vicio parece ser un gran reto, pero es un objetivo que siempre querrás lograr. Después de saber el daño y consecuencias que trae a tu cuerpo, debes saber también las opciones que tienes para dejar de fumar, y éstas dependerán de cada una de nosotras.

Con el plan correcto adaptado a tus necesidades puedes formar parte de las miles de personas que han superado este vicio y en Mundo Rosa te probamos que no es tan difícil.

¿Por qué dejar de fumar parece ser tan difícil?

Fumar no sólo es una adicción fisiológica, también es psicológica. Esa cosa alivianadora que siente tu cerebro, inmediatamente lo asocia como inhibidor de estrés, ansiedad, depresión o una acción inmediata al no tener algo que hacer.

Asimismo, asociamos fumar como un hábito diario, ya sea con el café de la mañana, a mediodía, después de comer, etc. También lo relacionamos como acción de socializar, tal vez tus amigos, tus compañeros de trabajo o cualquier persona con la que nos relacionemos fuma y lo tomamos como una manera de convivencia.

Para que tu plan de dejar de fumar resulte exitoso debes hacer frente a todas estas razones que mencionamos anteriormente.

¿Cuál es mi plan para dejar de fumar?

Mientras que a algunos les funciona más el plan de dejar el cigarrillo de una buena vez, a otros les viene mejor planes de acción para dejarlo. Todo dependerá de tus hábitos cuando fumas. Todo se trata de hacer un cambio de este vicio por un hábito.

1. ¿Tienes la necesidad de fumar después de comer?

Si desempanzonas con un cigarrito, cámbialo por una fruta ligera, como una manzana o mastica goma de mascar.

2. ¿Eres fumadora social?

En cuanto las personas que ves fumar constantemente fumen, opta por hacer otra cosa. En una fiesta, por ejemplo, en lugar de echarte el cigarrito, ve a bailar. Si es en el trabajo, quédate en tu lugar a terminar pendientes o bebe un vaso de agua.

3. ¿Recurres a fumar para desestresarte?

Sal a tomar un poco de aire, no humo; toma un té o escucha una canción que te guste mucho. Hay muchas maneras más de inhibir la tensión en tu cuerpo.

4. ¿Asocias tu dependencia a fumar con el café o alcohol?

Procura beber en lugares donde no es permitido fumar. Si estás dispuesta a hacerlo y la estás pasando bien, no habrá necesidad de ir a la zona de fumadores.

Foto: Flickr

Foto: Flickr

Para lograr este cambio de vicio por hábitos debes ponerte objetivos que te ayudarán a olvidarte del cigarrillo:

1. Poner una fecha en la que comenzarás a dejar de fumar.

2. Avisar a las personas con las que convives que dejarás de hacerlo, ellas también te ayudarán a no recaer y cooperarán para no incitarte.

3. Haz una lista de razones por las que quieres dejarlo y pégala en tu cuarto, en tu baño, en la cocina, en el escritorio.

4. Calendariza los días que llevas sin fumar. Llegar por la noche y tachar un día más en el calendario será un logro padrísimo que querrás repetir constantemente.

5. Si logras dejar de fumar por sesenta días, estarás del otro lado. Cualquier cosa que comiences o dejes de hacer se convierte en hábito para tu cuerpo después de repetirlo diariamente por dos meses. Piénsalo, es muy poco tiempo. 😉

Desde los primeros días que dejes de fumar notarás cambios en tu cuerpo: tu piel se sentirá más suave, tu garganta dejará de arder, tu pelo brillará más, te olvidarás del mal aliento. Si lo que quieres es dejar de fumar sin medicamentos, todo dependerá de tu fuerza de voluntad, nada es tan difícil para una mujer, siempre tenemos las mejores maneras de resolver las cosas y nada es jamás un gran reto. Nosotras estaremos al pendiente para echarte porras. We trust you can do it. o/

You Might Also Like

Previous Story
Next Story