Wellness

¡Deja el drama!

Pasos para vivir libre de dramas.

Vivir sin dramas es posible y necesario.

Vivir sin dramas es posible y necesario.

El drama es un hábito, igual que cualquier otro hábito inútil que podamos adquirir durante nuestras vidas. Cuando nos encontramos en momentos de nuestras vidas sin motivación, sin inspiración, llenos de negatividad, cuando perdemos de vista nuestro camino, nos volvemos susceptibles a vivir en un constante drama.

¿Cómo eliminamos el drama de nuestras vidas? No es fácil, ya que debemos enfrentarnos a nuestros fantasmas (reales o inventados) y echarle un honesto vistazo a la forma en que estamos viviendo. Es muy fácil caer en una zona de confort en donde la autocompasión y el “pobre de mí” nubla nuestras decisiones y nos hace culpar a todo el mundo de nuestros problemas y no aceptar que somos los únicos responsables.

Después de pasar por una mala experiencia, ya sea una separación, la pérdida de trabajo, la muerte de un ser querido, una pelea con alguien muy cercano, es muy común que pasemos un tiempo hundiéndonos en la tristeza hasta que el drama se nos convierte en un modo de vida.

¿Cómo logramos tener el control de nuestras vidas después de estar acostumbrados a vivir en un hoyo de negatividad y resentimiento? Los hábitos son difíciles de romper, sobre todo aquellos que hemos practicado durante años. Pero es posible. Aquí te pasamos una lista de consejos y pasos para que tu vida emocional sea más sana, feliz y libre de dramas.

1. ¿Por qué permites que alguien esté constantemente en tu cabeza? Deja de pensar y pensar en las personas que, según tú, están arruinando tu vida. Empieza a cuestionarte por qué estás dejando que alguien viva gratuitamente en tus pensamientos sin traerte nada positivo ni importante. ¿Lees sus publicaciones de Facebook constantemente? ¿Buscas que otros se den cuenta de las cosas malas que esas personas te hicieron? Olvida todo eso y sigue adelante con tu vida, libérate de esa obsesión que no te deja avanzar.

2. Hacemos drama porque estamos sufriendo. Sin embargo, revolcarnos en nuestro propio sufrimiento tampoco va a hacer que nos deje de doler. Date un respiro, deja de llorar, deja de reclamar, deja de recordarte que te duele el corazón y date paz. Esa paz que sólo tú puedes darte.

3. Hacemos drama porque estamos aburridos. ¿Te aburres? Ve a buscar algo qué hacer que no sea drama. Te sorprenderás de lo divertido que puede ser estar en paz y tranquila. Cuando eliminas el drama de tu vida, te queda espacio para llenarlo de cosas que te harán disfrutar de ti misma. Cocina algo delicioso, sal a caminar al parque, juega con niños, lee nuevos libros, ve al cine, ¡sal de shopping! Hay tantas cosas que puedes hacer en lugar de sentarte a cobijarte con dramas innecesarios y berrinches.

4. Cuando estés haciendo drama, pregúntate “¿esto me va a servir de algo?”. Hazte la promesa de que las cosas que hagas, las conversaciones que tengas y la gente con la que compartas tus días sean un motor para ir en la dirección a la que quieres orientar tu vida. No te atores.

5. Aléjate de la gente que alimenta tus momentos de drama. Ya sabes, los otros “drama-queen” que disfrutan del drama ajeno y lo avivan con el propio. Están cerca de ti porque son adictos a tus dramas, no porque quieran verte más feliz.

6. Pídele a la gente en la que confías y que sabes que te quieren que te digan cuando estés haciendo un drama. Cuando te lo digan, no te exaltes, mantén la calma (recuerda que se los pediste) y deja de hablar un rato. Haz un pequeño estudio de conciencia y redirige esa energía que estabas usando en pelear y llorar, en hacer algo positivo.

Es un proceso y hay que seguir todos sus pasos. Date tiempo y ten paciencia contigo misma. Al final del día, abrázate y quiérete. Despertarás siendo una persona más contenta consigo misma, más tranquila y más feliz.

 

 

[Foto: Flickr]

You Might Also Like

Previous Story
Next Story