Browsing Tag

RELACIONES

Sin categoría

Las razones de una separación

Una encuesta realizada en Bélgica (país con la mayor tasa de divorcios del mundo) preguntó a hombres y mujeres divorciados la razón principal de su separación. La respuesta en común: “No fue lo que esperaba”.

Tener expectativas y una percepción sobre las cosas, es normal en el ser humano. Es parte de nuestra naturaleza creer en algo, planear el futuro y prepararnos para ello. Pero ¿de dónde viene esa percepción? ¿cómo nos formamos las ideas de cómo deben ser las cosas?

Es un hecho que no elegimos ninguno de los elementos que forman la mayor parte de nuestra vida: nuestra lengua, religión, nuestro nombre, familia, valores. Todo eso ya estaba ahí desde que nacimos. Con el paso del tiempo nos enseñaron cómo comportarnos, qué creer y qué no creer, qué es aceptable y qué no lo es, qué es bueno o malo, correcto o incorrecto.

Por supuesto, la idea del amor en pareja, también se vio influenciada por lo que nos enseñaron y por lo que veíamos a nuestro alrededor. Y nosotros, con esa característica humana de ser altamente influenciables, adoptamos la mayoría de esas creencias como propias. Así, nos convertimos en un resultado de lo que el Dr. Miguel Ruiz llama el “sueño del mundo”.

Con el paso del tiempo maduramos y nos formamos creencias propias que pueden ser muy distintas a las que “heredamos”. Empezamos a descubrir que el sueño que el mundo creó para nosotros, era diferente a nuestro sueño personal. Y el amor, parte esencial en nuestra vida, no escapó a ese conflicto.

Saber la diferencia entre lo que aprendimos y lo que hoy pensamos o sentimos, es el paso más importante que podemos dar para conocernos mejor, y por lo tanto, tener una mejor relación con nuestra pareja.

Si estás en una relación, tómate un tiempo para preguntarte:

¿Estas creencias que he tenido sobre el amor en pareja encajan con la mujer que soy ahora?

¿He tratado de adaptar mi individualidad para encajar en esas creencias?

Puedes cuestionarte sobre un sólo aspecto del amor con el cual no te sientes cómoda o que no tienes muy claro en tu interior. O tal vez tienes alguna diferencia con tu pareja sobre los hijos, el trabajo, la fidelidad o la familia, y puedes cuestionarte sobre ese tema.

El propósito de cuestionarnos, no es eliminar todo lo que creemos, ni cambiar drásticamente de ideales o valores. El único objetivo es conocernos mejor para llegar a acuerdos con nosotros mismos, y con nuestra pareja, que nos permitan vivir una relación más plena.

Además de hacerte estas preguntas, es importante que no te compares con otras personas. La forma más fácil de quitarle alegría a nuestra vida es comparándonos constantemente. Al compararnos con los demás, generamos una batalla que jamás ganaremos. Siempre ten presente que no hay una persona igual a otra en el mundo. Somos seres únicos, y por lo tanto, la relación de pareja, también es única e irrepetible.

Lo valioso de cuestionar nuestras creencias, es que nos permite redescubrirnos, entendernos mejor y sentirnos más seguros de nosotros mismos. Esta seguridad, que viene de tener la mente y el corazón en sintonía, te hará sentir más libre.

Y en las relaciones de pareja, no hay nada más importante, que amar desde la libertad.

 

Sin categoría

Cortamos ¿y ahora?

No, nunca es fácil. No, no es magia. Sí, es cuestión de tiempo.

Pensemos que como decía un amigo, hay que empezar por tomarse un té de hojas… de calendario. Tiempo, tiempo, tiempo, se paciente, todo pasa. Piensa en otras situaciones que has superado y ahora no te duelen, igual pasará con esto.

El amor no se va de repente y uno no se siente bien en cuestión de días, pero esperamos que estos consejos te ayuden a sobrellevar mejor la situación y pase tan pronto como sea posible.

  1. Nadie, nadie en este mundo es el aire, vas a poder seguir tu vida, créenos.
  2. Cierra el ciclo. Invítale un café (obvio no en la vida real), siéntate en una mesa, sirve 2 cafés o lo que sea que quieras tomar, piensa que está enfrente y dile todo lo que tengas que decirle, lo feo, lo malo, lo bueno, lo que aprendiste, lo que no le perdonas, todo lo que tal vez nunca le dijiste y te sigue haciendo falta para desahogarte.
  3. No bloquees el sentimiento. Toma una hora o media hora de tu día, en las noches de preferencia, cuando estés sola y tranquila y usa ese tiempo a pensar en eso que te duele, pon canciones que te hacen llorar y te lo recuerdan, ve películas de amor, siente lo que sientes al 100% ¡es súper sano! sácalo, vívelo pero solamente en ese momento dedicado, el resto del día dedícate a lo tuyo, no lleves eso a todos lados, hay un tiempo para todo. Verás que con el tiempo te vas a ir aburriendo hasta que un día ya no lo harás.
  4. Este punto es el más difícil, todos los días agradécele algo que te enseñó, él o su relación. Todas las personas que pasan por nuestras vidas vienen para algo, para dejarnos una lección que nos hace crecer.
  5. Si te agarra la extrañación descontrolada, no llames. Piensa que volver no cambia las cosas ni las razones por las que todo se acabó. Con los días uno olvida, pero no lo olvides. Sobra decir que no lo espíes en sus redes sociales, solo te haces más daño.

Finalmente, a lo mejor ya conoces Las 4 Leyes de la Espiritualidad, pero si no, aquí las dejamos y verás que todo hace sentido. No sólo aplican para esto, aplican para todo en la vida:

4 LEYES ESPIRITUALES