WELLNESS

Un Amor Mediocre

“Que no se nos haga el mal hábito de aceptar AMOR MEDIOCRE, ese que solo está cuando se aburre y no cuando se le necesita”.

 

¿Por qué? ¿Por qué es importante el estar conscientes de lo que permitimos? ¡Si! ¡Nosotros! Uno es quien acepta, de manera consciente o no, y define la forma en la que se nos ha de tratar. Semana de reflexionar en Mundo Rosa, ¿Que trato y el “por qué” lo permitimos de los demás? Después de todo, el trato se vuelve costumbre y la costumbre, un hábito y de hábitos están llenos nuestros días.

 

 

 

-Te llama –Te emocionas –Platican –Comparten… y después de regreso al abstracto y sufrible: “Silencio”, y es que parecía que ahora si iba todo bien ¿No?, entonces ¿Qué pasó? Nada, literalmente no pasó nada, pues dentro de estas interacciones cíclicas nunca hay cambios, de haberlos, dejarían de ser cíclicas para dar paso a un nuevo tipo de relación. Ojo, estas relaciones donde estamos felices por segundos, pero la duda y ansiedad de querer más, es mayor a la del tiempo compartido, no quiere decir que tenga que ser a fuerzas una relación de pareja, puede ser de amigos, familiares, etc. Lo único en común, es este sentimiento de siempre ser el que “da más”, un cierto tipo de abandono y la verdad, el sentir que se aprovechan de cierta forma de nosotros.

 

“Errar también es de campeones”.

 

 

El querer a alguien, jamás se debe interponer en nuestro AMOR PROPIO, porque de ser así ¿Dónde quedas tú? ¿Qué hay de ti? Y por otra parte, quien realmente te quiere siempre te querrá ver pleno, feliz, libre. No importa qué, cuánto, con quién y dónde permitimos cosas en el pasado, el hoy es hoy y siempre será el día perfecto para querer y poder cambiar cualquier cosa de nuestras vidas que no nos hagan felices.

 

¿Te quiero pero me haces daño?

 

El amor a un ser querido. Aquí, debemos separar bien las cosas para no confundirnos y poder crecer, crecer juntos o separados, pero crecer. El amor es un sentimiento, no se ve, no se toca pero ahí está; mucho amor no significa mucha inteligencia, ni mucha capacidad de amar, es decir, lo que sentimos no nos asegura relaciones sólidas. El querer es una cosa y el poder otra, no quiere decir que el que quiera no pueda, pero primero, hay que querer. Recuerda que cuando de relaciones se habla, el cambio debe de venir de ambas partes, no existe aún una persona que sea capaz de cargar con ambas partes de una relación de dos.

 

 

“Tú mereces todo. Enseña a los demás como te mereces ser tratado”.

 

La clave es fácil: “Introspección”, analizar ¿Qué siento? ¿Me gusta sentirme así? Entonces, ¿Por qué le permito que me de ese trato? Aunque duela, a veces es mejor dejar ir esas relaciones tóxicas de nuestras vidas, para poder crecer; quien sabe, igual y cuando la persona que queremos abra los ojos, madure y quiera crecer, podamos seguir creciendo juntos. Pero primero tú, tu bienestar, para que estando bien contigo mismo, puedas estar bien a par. Usa tus espacios para crecer siempre, no veas eso que no te trae nada bueno, no sigas eso que te lastima, cuida tus pensamientos, para que cuando se transformen en acciones, sean de esas de las cuales estarías orgulloso. Quiérete, para poder querer. Desde adentro, sin miedos, etiquetas, ni ataduras.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story

Deja un comentario