PENSAMIENTO

Nuestro Derecho a Decir NO

Como quizás te hayas enterado, en estos últimos meses y semanas, han ocurrido movimientos importantes en contra del abuso de los derechos, sexual y laboral, no solo incluyendo a mujeres públicas de gran peso, si no a celebridades masculinas por igual; lo cual nos hace referencia a que estos sucesos no nos exentan por género, raza o status social. Entonces, ¿Realmente entendemos la importancia de nuestra opinión pública respecto a esto? ¿Realmente lo pensamos a fondo antes de tratar de ser jueces? Esta semana en Mundo Rosa, nos recordamos por que el “NO” significa no, el por qué no importa quien seas tus derechos deben ser respetados y sin duda alguna, recordamos aquello que se nubló en el camino, por lo que tanto peleamos.

 

 

La importancia de las palabras

Las palabras son tan pero tan importantes, que nos ayudan a comunicarnos, entendernos y expresarnos, pero, ¿Qué pasa cuando se usan inadecuadamente? Surge la información errónea, las confusiones, la ignorancia, se lastiman personas y se entorpecen causas. ¿Y qué unas simples palabras pueden hacer todo eso? ¡Si! nunca sabemos quién nos lee y como nos está leyendo, es decir, es nuestra obligación moral ir construyendo ese mundo que tanto queremos, hablar y escribir con coherencia, dar el beneficio de la duda, e informarnos antes de hablar; después de todo se resume en algo básico: “Tratar a cómo queremos ser tratados”.

No tiene mucho salió a luz una figura pública femenina de México contando su testimonio de acoso laboral y violación, lo cual no solo es algo muy fuerte, sino algo muy valiente por parte de cualquier persona; entonces, tenemos a esta chica, muy conocida, contando algo que no nos consta, que no podemos afirmar ni negar, ¿Y que hacemos? Por supuesto que tener una opinión, y por un momento se nos olvida que no somos jueces, que no estamos certificados en la mentira, que solo ella sabe su verdad, pero aun así, se nos olvida el valor que requiere hablar públicamente sea falso o verdadero, acerca de algo como esto, se nos olvida que esta persona, tiene familia, se nos olvida que antes de ser famosa, actriz, cantante, futbolista o astronauta, es un ser humano.

 

 

Nos enfocamos en la “mentira” y olvidamos un pequeño factor… se está hablando de la violación a los derechos de alguien, alguien, que es tan humano como cualquiera en este momento, alguien cuyo cuerpo funciona de la misma manera que el tuyo, alguien quien pudo ser tu o yo. La cuestión no es si miente o no, si no la facilidad con la cual nos hacemos jueces, con la cual olvidamos la importancia de la difusión, la importante manera en cómo hacemos frente a este tipo de eventos. No solo es por ella, no solo es por él, es por todos nosotros. Cuestión de actitud de vida.

No importa quién fuiste: amante, novia, prostituta, esposa, o que dejaste pasar en el pasado: golpes, abusos, violaciones, maltrato psicológico; siempre podrás decir NO, no más. Tu pasado no dicta quien eres ahora, ni como debes de actuar, el pasado es eso, pasado y sirve para crecer, cambiar y trascender en un mejor TU. El derecho de decir que NO, todos los tenemos, es tan solo que a veces nos hace falta un poco de fuerza para ejercerlo, no hay que permitir, que ni la pena, ni el miedo nos eviten denunciar, hablar y hacer valer nuestros derechos, derechos, que por ser seres humanos todos tenemos, sin importar quienes seamos, a que nos dediquemos o como nos veamos. Nadie tiene derecho de irrumpir tus derechos a su conveniencia, no importa quien sea.

Hablamos de manera muy fácil, y no solemos notar que nuestras palabras importan. Vive y dejar vivir. Todos unidos, por un mejor mundo, cada quien en su asunto. Nunca es demasiado tarde.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story