WELLNESS

Adiós Al Estrés Laboral

El Estrés es una reacción fisiológica del organismo donde son partícipes distintos mecanismos de defensa para afrontar una situación demandante o amenazante para nuestra estabilidad, aquí te decimos cómo recuperar el equilibrio.

 

 

Fija una hora para pensar en lo que te preocupa

Cierra la puerta de tu oficina o ve a una sala de juntas que esté vacía y piensen tus agobios. Divide una hoja de papel entre columnas que diga ¿qué me preocupa? ¿por qué?  Y ¿qué es lo peor que podría pasar?. Una vez que plantees el peor escenario posible, concluirás que esa catástrofe está muy lejos de ocurrir. Esto te permitirá reanudar tu trabajo con la mente mucho más ligera.

 

Organiza un archivo de vacaciones soñadas

Este archivo puede ser algún físico o electrónico Y debes llenarlo con fotografías de los lugares que más deseas visitar. Cuando empieces a sentirte estresado, echa un vistazo a esas imágenes. Al hacerlo recordarás una de las razones que te impulsan a trabajar, Y tendrás una vía de escape virtual.

 

Haz ejercicios o estiramientos activos:

 

1. Elimina tensiones

Si te sientes agotada, con este ejercicio podrás reponer fuerzas ya que optimiza la absorción de oxigeno y proporciona al cuerpo energía renovada.

  • Siéntate con la espalda recta
  • Apoya las manos sobre los muslos
  • Flexiona los brazos lateralmente con las manos y los dedos hacia arriba
  • Estira los brazos hacia atrás para abrir bien el tórax.
  • Respira profundamente en esta posición durante unos 10 segundos.

Consejo: si tu columna vertebral no es lo bastante elástica no fuerce excesivamente los brazos hacia atrás.

 

2. Relajación de cuello

 

 

La energía puede volver a fluir por partes del cuerpo antes muy lentas. Con este ejercicio, incluso podrá aliviar el dolor de cabeza.

  • Siéntate relajada en una silla con las manos sobre los muslos.
  • Pon la mano derecha sobre la parte izquierda superior de la cabeza.
  • Con una leve presión, inclina la cabeza hacia la derecha.
  • Al expulsar el aire estira la mano izquierda hacia el suelo.
  • Mantén unos 15 segundos la posición y sigue respirando pausadamente.
  • Realiza el ejercicio con el otro lado.
  • Repítelo 3 veces con cada lado.

Consejo: Por ultimo, gira los hombros diez veces hacia delante y diez veces hacia atrás para relajarlos. Eso hará que el ejercicio resulte más efectivo.

 

Ponte una gota de aceite de lavanda en una muñeca y aspira el olor

 El aroma a lavanda es un conocido relajante. Cierra los ojos, acerca la muñeca a la nariz y respira profundamente. Incluso puedes tratar de visualizarte en un campo de plantas de la banda con esperas llenas de flores de color púrpura, mecidas por un viento tibio y suave.

 

No seas esclavo del correo electrónico

Es mejor aplicar la regla de tres: si ya has intercambio tres mensajes sobre el mismo tema con algún colega Y aún tienes dudas, llámale por teléfono.

 

Enfrenta a las personas difíciles de la oficina

Las personas “tóxicas” son molestas y nos quitan energía.

  • Escríbele una nota que diga cuando trabajo contigo me estresa porque… (da la razón).
  • Me molesta que…(explícalo).
  • Me gustaría que mejorará nuestra relación en la oficina. ¿qué que haga yo?

Aunque estés convencido de que la otra persona es quien debería cambiar, Al pedirle que te haga sugerencia sobre su comportamiento evitarás que se ponga a la defensiva.

 

Ponte a dibujar

Te lo decimos en serio toma lápiz y papel y has dibujos de los factores que te estresan en tu lugar de trabajo (traza imágenes graciosas; por ejemplo, una caricatura del villano de la oficina. Los libros para colorear dirigidos adultos son otra fuente de relajación.

 

Cultiva amistades genuinas en el trabajo

Diversas investigaciones indican que cuando pensamos y nuestros supervisores y compañeros de trabajo si preocupa sinceramente por lo que nos sucede, nuestra presión arterial tiende a mantenerse más baja a lo largo del día Y no sube tanto en los momentos estresantes.

 

 

Analiza con sinceridad si te agrada o no tu trabajo actual

Cuando disfrutas lo que haces el estrés te afecta menos que cuando odias tu trabajo. Si no estás a gusto con lo que haces en la oficina será mejor que empieces a considerar opciones. Antes de ir a la cama, dedica media hora a poner el día tu currÍculum vitae, a buscar ofertas de empleo en Internet por hacer una lista de otras empresas en las que te gustaría colaborar. Esto te ayudará a lidiar mejor con el estrés en tu empleo actual.

 

“Cuando disfrutas lo que haces el estrés te afecta menos que cuando odias tu trabajo”.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story