PENSAMIENTO

¿Por Qué las Personas me Decepcionan?

A lo largo de nuestras vidas seguramente alguna vez, alguien nos dijo que haría algo, creímos que actuaría de alguna manera, que cosas diferentes pasarían y… nos decepcionan.

¿Pero por qué nos decepcionan? ¿Qué pasa?

Primero que nada, tenemos que entender que no poseemos a las personas, que cada quien toma las decisiones que cree convenientes, actúa de la manera que cree y hace lo que quiere; Sabiendo esto, debemos tener en consideración los siguientes puntos:

 

 

1. Es muy diferente el que creamos como deben ser las cosas, que debe ocurrir, como deben pasar, a que así lo sean; Es decir, no todos pensamos de la misma manera, he ahí la importancia de la comunicación, es un error común y con consecuencias graves, el dar por sentado que la otra persona sabe o entiende lo mismo que nosotros; Por ello es mejor hablarlo todo, nunca temer en preguntar y reafirmar que se entendieron bien las cosas para evitar estos malos entendidos.

 

2. Cuando tienes muchas y grandes expectativas de algo y alguien, es probable que el resultado final sea poco parecido a la visión que tenías. Entre menos expectativas, menos desilusiones, esto no quiere decir que está mal el tenerlas, para nada, siempre es bueno pre-visualizar y planear las cosas, más sin embargo el crearnos una idea e idealizar de más algo, puede ocasionarnos una gran desilusión. Debemos ser siempre objetivos, ¿Objetivos? Si, esto quiere decir que mantengamos los sueños posibles, los pies en la tierra, siempre es válido soñar en grande pero, paso a paso; De lo factible a lo imposible, de lo que está más cerca de realizarse, hasta lo que parece lejano.

 

3. Si alguien muy querido o cercano a ti, constantemente te sigue decepcionando, pregúntate: ¿Puedo vivir con esto? ¿Me lastima de alguna manera? ¿Tiene un efecto negativo en mi vida? Si las respuestas, te están diciendo que esta persona no te hace bien, deberás pensar en ti primero, no es sano para nadie el estar en un ambiente de cero crecimiento, por que no crecen ninguna de las partes involucradas. Cuando 2 o más personas están bien consigo mismas, se rodean de personas felices, y tratan cada día de alcanzar su máximo potencial. No te sientas mal al darte un tiempo o alejártele, mira que a veces hacemos un bien al dejar que las personas trabajen y tomen sus propias decisiones, que al seguir permitiendo los mismos errores una y otra vez, cada uno crece a su propio ritmo.

 

 

4. No lo tomes personal, cada uno de nosotros lidia todos los días con miles de cosas. Si alguien está de alguna manera “fallándote” no lo sientas personal; Al final del día, quién no tiene relaciones saludables, quién no cumple promesas, quién no se quiere superar, es porque necesita mucho trabajo interno, al final no te están fallando, se fallan a ellos mismos. Así que, no lo tomes personal, vive tu vida siendo feliz con quién es feliz por ti y aquellos que quizás necesitan trabajar un poquito más para mejorar en sus propias vidas, seguro algún día lo harán; Pero no es obligación de nadie el tener que estar en ese proceso, ni tampoco el que algún día lo harán.

 

5. Queremos siempre lo mejor, pero no siempre lo mejor es lo más grande, lo más caro, lo más brillante; A veces para poder apreciar lo que tenemos, debemos decepcionarnos primero, para darnos cuenta de lo mal agradecidos que podemos llegar a ser todos; Y es que, si buscáramos la belleza en las pequeñas cosas, nuestra vida sería menos decepcionante, nos quejaríamos menos. Es un trabajo de todos los días, pero siempre hay que dar gracias por lo que tenemos, anhelar lo que queremos y vivir el momento.

 

6. Una idea puede llegar a pesar tanto, que no te dejará vivir. Cuando tenemos este concepto de alguien, del chico ideal, de la relación perfecta, esto, nos empaña el lente con el que vemos el presente. No está mal tener ideales, ni hacer planes, de hecho considero que es bastante saludable el ser ordenado y planificado, pero, cuando de relaciones humanas se habla, no hay nada verdadero o falso, quiero decir, todos somos diferentes, la vida misma lo es, y aunque no queramos nos va a sorprender tarde que temprano, así que atrévete a ver sin filtros, a no juzgar, vivir el momento y no pensar tanto.

 

 

Cuando nos han decepcionado tantas veces, solemos dejar que la culpa o rabia nos guie, y vemos a todos por igual, a todos como posibles decepciones, pero, si evitas tomarte todo personal y te tomas el tiempo para pensar; Notarás que es imposible que todos sean posibles decepciones futuras, que ni todos los hombres son iguales, ni todas las mujeres. Pues existes tú, tus amigos y personas que te quieren, quienes son diferentes, rodéate de gente positiva y evita pensar tanto en ello. Igual si crees que eres tú, quién se busca a personas de este tipo, personas no buenas para ti, considera acudir a ayuda psicológica, seguramente entenderás y descubrirás cosas de ti, que no tenías tan presente.

 

Es imposible evitar el que nos decepcionen, pero como actuamos, si lo seguimos permitiendo, y que pasa con ello, es solo y tan solo nuestra decisión. No dejes jamás que el comportamiento errado de una persona, te quite la inocencia de vivir una vida sin miedos y prejuicios. Tu vida, tus reglas; Tu cuento, tu historia; Vívelo a tu manera.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story