PENSAMIENTO

Sinkies ¿Jóvenes y Pobres?

Estoy en esta maravillosa etapa de la vida (mis late twenties) en la que todos mis amigos y conocidos se casan, empiezan a tener hijos, emprenden grandes proyectos o tienen un trabajo estable, otros, muy pocos, dejan todo para viajar por el mundo porque estamos en la edad en la que haces las cosas ahora o nunca… por lo menos así se siente, pensé que la preocupación e incertidumbre en mis casi treinta era algo personal, pero hablándolo con mis amigos me di cuenta de que no, ¿te ha pasado?, si la respuesta es un sí, no te preocupes, no eres tú, es la economía mundial.

 

Si comparamos las generaciones anteriores a las nuestra nos podemos dar cuenta de que el poder adquisitivo es menor, a los 30 años nuestros papás tenían casa, autos, uno o dos hijos y hasta mascotas, en algunos casos sólo había un ingreso en casa y no era algo trágico, era un lujo que se podían dar, en la actualidad los millenials somos considerados como la generación más preparada sin garantía de estabilidad económica.

El pasado mes noviembre, Cáritas presentó un informe sobre la pobreza juvenil en la Cumbre Social Europea, en el que explica un nuevo fenómeno social, los “Sinkies” (“single income, no kids”), este término se refiere al sector de parejas jóvenes que deciden no tener hijos porque su situación económica no es óptima, el sueldo de ambos suma como si fuera un ingreso individual para lo que se necesita, este reporte se elaboró con información de 17 países de la Unión Europea demostrando la afectación a generaciones futuras y el efecto negativo que tendría demográfica y económicamente.

En nuestro país 8 millones de mexicanos que buscan empleo no lo encuentran, y el 23 por ciento de los mexicanos tiene un empleo inferior a su preparación profesional según datos del estudio “El mercado de trabajo en México. La opinión social sobre la precariedad laboral” realizado por la UNAM, donde se explica que el salario real es menor en la actualidad, entonces esta sensación de estar un paso atrás de otras generaciones es una realidad.

Es así como no sólo tenemos que lidiar con la presión social de cumplir cierto rol dependiendo nuestra edad o estado civil, tenemos que prepararnos y actualizarnos porque vivimos en una competencia real, todos queremos lo mismo: alcanzar nuestras metas, Credit Suisse calificó nuestra generación como “La generación del estrés” ya que somos la juventud que lo quiere todo, una carrera, equilibrio entre nuestro trabajo y vida social, viajar, una familia, obviamente un patrimonio y todo esto lo más pronto posible.

Lo que me sorprendió del estudio 2016 Credit Suisse Youth Barometer fue que, entre los 10 indicadores y sus tendencias negativas, en el número tres se encuentra el punto “Visión optimista del futuro”, a pesar de nuestra situación, hay optimismo, ¿y quién no lo tendría si somos personas preparadas?, sí, la situación es difícil pero es porque somos una generación parteaguas, parte de la tercera revolución industrial, estamos haciendo historia, por eso debemos ser optimistas y trabajar día a día para demostrar que si podemos cumplir nuestros objetivos…si nuestros padres y abuelos lo hicieron, sin duda, nosotros también lo haremos.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story