PENSAMIENTO

Los Problemas del Primer Mundo, no son Problemas

Se nos pasa la vida, queriendo más, deseando cambiar, anhelando cosas, quejándonos y lamentándonos… Esta semana en Mundo Rosa nos preguntamos: ¿Los problemas del primer mundo son problemas reales? ¿No se nos estará yendo la vida sin aprovecharla? ¿Qué tengo, que agradezco y que realmente me falta?

 

No… no tener carro del año, no es un problema grave. No tener el nuevo iPhone x, no es un problema catastrófico. No tener la última colección de tu marca favorita, no es un problema prioritario. No poder viajar a donde querías, no es un problema que afecte tu vida permanentemente. No poder lucir como gustarías, no es un problema que va a impedir que vivas plenamente.

 

 

¿Sabes que si son problemas reales?

El no tener para comer, el tener una enfermedad y no contar con dinero para tratarla, el no tener los medios para estudiar, el no contar con un sistema de apoyo, el que tu problema no sea “no me gusta”, si no “no hay”.

 

Yo sé, y admito que es algo que nos puede pasar a todos, uno no es consiente hasta que no tiene que serlo, pues es entendible que si nunca has tenido realmente una necesidad, no sepas de ellas, pues no es tu entorno, quiero decir, uno conoce lo que ve, lo que escucha, lo que le rodea, así, se va forjando nuestra realidad. No basta con escuchar noticias para sentirse mal por aquellos que sufren, es algo doloroso el observar el sufrimiento ajeno, y parece tan lejano ¿Qué podríamos hacer, cierto? Tan solo somos nosotros.

 

 

Se nos olvida algo: “Agradecer”, damos todo a veces por sentado, tan seguro, desde el agua que tomamos hasta las comodidades que tenemos, ¿Si sabes que en algún lado del mundo hay personas que no tienen acceso al agua potable? Y claro está, ni a internet, clima, ni cuarto propio; y eso no es culpa de nadie, pero debemos hacer conciencia, de lo que tenemos y lo que se nos brinda, pues si ya por alguna razón, coincidencia, divinidad, astral, destino, estamos sanos, tenemos una vida sana dentro de lo que cabe, tenemos libertad de pensamiento, conocimientos y tenemos oportunidades, entonces ¿Por qué nos limitamos? ¿Por qué nos encasillamos en lo negativo? ¿Por qué somos incapaces de valorar los regalos que tenemos cada día?

 

 

Recuerda que si no estamos padeciendo, es porque de alguna manera, nos tocó aquí y no allá, pero pudiste ser tú, yo, o algún conocido. Aprendamos a dar gracias, a valorar y a explotar nuestras capacidades con lo que tenemos, se lo debemos a ellos. Nunca está de más, tomarse un minuto para agradecer lo dado.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story

Deja un comentario