WELLNESS

¿Vale la Pena Arriesgarse?

Normalmente yo digo que prefiero hacer cosas que valgan la alegría en vez de la pena. Aun así, hay cosas que requieren su respectivo sacrificio para poder apreciar más aun el resultado cuando se logra conseguir.

Cuando tenemos tiempo en nuestra rutina, nos sentimos cómodos en la misma, aun cuando haya elementos en esta que no nos agraden ya igual nos hemos acostumbrado. Por ejemplo, se nos ha hecho normal quejarnos del tráfico en la mañana cuando vivimos lejos de nuestro trabajo, del sabor desagradable de la comida de la cafetería en nuestra escuela y demás. Pero igual no hacemos nada para remediarlo porque estamos, según Gananci, en nuestra zona de confort.

 

Luego llega un momento en el que decidimos que es suficiente, que ya no podemos seguir aguantando y ha llegado el momento de cambiar, de tomar acciones que nos permitan mejorar y sentirnos plenos. Por eso nos arriesgamos a hacer cambios, quizás al principio pequeños y después significativos. Cuando estamos en ese proceso nos damos cuenta de que es difícil, de que nos cuesta y empezamos a pensar que esto no era lo que queríamos.

Si alguna vez has estado en ese punto, tal vez arrepintiéndote de no haberte quedado en el sitio donde estabas que, aunque no te gustaba del todo, por lo menos lo conocías muy bien. Entonces te haces la pregunta: ¿de verdad vale la pena arriesgarse? Y te la responderé a continuación.

No vale la pena arriesgarse si crees que estás condenado a la infelicidad. Tomar riesgos es complicado, requiere de mucha valentía y entereza, pero es el precio que debes pagar para conseguir más y mejores cosas en cualquier aspecto de tu vida.

No vale la pena arriesgarse si no tienes disciplina. Siempre los cambios van a ser difíciles, significa dejar de hacer las cosas como las conocíamos por hacerlas de esta vez de manera diferente esperando por supuesto, conseguir otros resultados, lo que está bien. Pero esto no ocurre de la noche a la mañana.

Para que los hábitos se formen se requiere de paciencia y determinación. Si tú no estás dispuesto a esperar para ver los resultados del riesgo que has tomado, entonces no vale la pena.

Tampoco vale la pena arriesgarse si no crees que puedes conseguir el resultado que buscas. Uno de los elementos más importantes que necesitas para cumplir tus metas es la visión clara de aquello que quieres conseguir. Si no sabes qué es o no lo ves claro, va a ser mucho más difícil fijarte en ello como motivación que te de la fuerza que necesitas para continuar. Si al visualizarlo no te crees capaz de conseguirlo, no lo harás.

Necesitas seguridad en ti mismo y en tus capacidades para ir en búsqueda de algo mayor. La seguridad te abrirá muchas puertas y te acercará cada vez más a tu logro.

No vale la pena arriesgarse si estás buscando resultados inmediatos. Normalmente los cambios necesitan de un proceso para asentarse, para que los involucrados puedan asimilarlo y hay que pasar por diferentes etapas. No todas ellas son color de rosa.

Así que si crees que al segundo siguiente de cambiar tus maneras ya vas a estar donde esperabas, puede que te equivoques, necesitas estar consciente de esto para que no tengas falsas expectativas.

Y por último, sí vale la pena arriesgarse si comprendes que: te costará al principio, pero luego irás aprendiendo sobre la marcha, que como todo riesgo estás expuesto a pérdidas, pero también puedes obtener ganancias incluso mayores de las que pensabas al inicio. Todo esto como recompensa a la paciencia, al coraje y a la ambición saludable.

La ambición es un elemento clave en los riesgos, ya que nadie se arriesga si no hay aunque sea una mínima probabilidad de éxito, porque si no, ya dejaría de ser un riesgo para convertirse en auto-saboteo.

Si tomaste un riesgo y estás en las primeras etapas donde muchas veces suele ser difícil, mira este listado de frases inspiradoras de Will Smith, para que te motiven a seguir adelante, sin rendirte a pesar de las adversidades.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story

Deja un comentario