PENSAMIENTO

¿Segundas Oportunidades?

Esta última semana nuestras redes sociales fueron invadidas por la noticia de que Justin Bieber y Selena Gomez habían vuelto, esto desato mucha polémica principalmente porque muchos dudaban que esto fuera lo más adecuado después de todo lo que ha pasado en su relación.

Segundas oportunidades ¿Son buenas o son malas? No son ni buenas ni malas, simple y sencillamente hay que saber cuándo darlas y pensar si vale la pena arriesgarse nuevamente con una persona.

 

Supongamos que en este caso voy a estar a favor de las segundas oportunidades, a veces las personas están juntas pero el momento no es el adecuado o no tienen la suficiente madurez para afrontar en ese momento su relación, esto los lleva a cometer demasiadas tonterías. Las segundas oportunidades deben darse cuando las heridas han sanado, pongamos un ejemplo muy burdo para tener en cuenta mi postura.

Una calle con baches por más que parchen y parchen el bache este se va a seguir haciendo porque solo rellenan el huequito y no levantan todo el asfalto para poner nuevo pavimento. Lo mismo pasa con el corazón y las relaciones; cuando hay problemas en las relaciones lo más sano es dejarse en ese momento y no porque uno sea cobarde y salga huyendo al primer problema pero cuando uno perdona a alguien la infidelidad, un golpe, un insulto o muchos lo único que se está haciendo es rellenar el huequito con palabras, detalles y promesas absurdas que con la menor de las provocaciones tiramos a la borda para volver a los reclamos por las fallas que se han cometido durante la relación.  Lo que realmente se tiene que hacer es darse un respiro aclarar la mente y decidir si realmente se quiere estar ahí.

Se corre el riesgo de no volver jamás es cierto, pero si uno no se arriesga no gana.

Pero ¿cuándo no dar una segunda oportunidad? Cuando la relación fue muy lejos o el daño fue muy grave, no se puede dar una segunda oportunidad a alguien que te engaño termino con su pareja (con la que te engaño) y regresa a buscarte (solo para no sentirse solo) diciendo que se ha dado cuenta que se equivocó. ¡Esas personas hasta sínicas son!

Cuando llegan en la misma actitud con la que se fueron, un novio que fue celoso puede cambiar (lo digo por experiencia) no de un día a otro, no de un mes a otro y no por arte de magia, esa persona por si sola debe darse cuenta lo mal que está en su vida para querer cambiar y hacerlo, no bajo promesas de vuelve conmigo y voy a cambiar. ¡Demuéstrame que cambiaste y hablaremos!

Las segundas oportunidades no son malas, no eres tonto por volver con tu ex, lo que si sería tonto es volver a lo mismo una y otra vez. Al final del día una relación es de dos personas y cuando uno está enojado y decepcionado dice muchas cosas a terceros que llegan a hacer que estos odien a nuestros ex’s, pero solo uno decide por qué volvería o no con una persona.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story

Deja un comentario