RELAX

Un Amor en Blanco y Negro

Pareciese que conforme al pasar los años, más y más se nos olvida el romanticismo; vivir, sentir y reconocer al amor, claro está, no es para nada sorprendente pues, vivimos en una era donde todo lo queremos rápido, donde las redes sociales se están llevando la convivencia humana y el tiempo de calidad; una era donde nos olvidamos de sentir, experimentar y vivir. Esta semana en Mundo Rosa, nos adentramos en un filme antiguo, donde se escucha el jazz sonar, se aprecia un hermoso vals, donde se respira amor. Y nos preguntamos: ¿Dónde quedo el romance?

 

 

Y es que si bien las redes nos ayudan en este mundo tan loco, el romance se nutre de presencia, pues es la presencia quien suma los actos, que acaban erotizando. Pequeños detalles, pequeñas muestras de afecto, una sonrisa, algo hecho con inspiración propia, algo que inicie el cortejo. Se nos está olvidando un pequeño e importante detalle, somos personas, personas que sienten y que necesitan estimulación, pues, es en esos momentos compartidos, en experiencias sumadas y en recuerdos que provocan sonrisas, que nuestros sentidos se entrelazan, y un amor comienza.

Sin tiempo no habrán memorias, sin memorias no tendrán recuerdos, sin recuerdos la piel olvida, y si la piel olvida, el corazón también. El cortejar, no hace referencia a un acto, un modismo o un modus específico.  El cortejar es importar, importar lo suficiente como para querer dedicar tiempo, querer lo suficiente como para vibrar juntos, vibrar justo lo necesario para estar conectados. Cortejar se podría traducir en sensualidad, después de todo, es aquella energía enfocada en apreciar, disfrutar y embonar con tu ser especial.

 

 

Sin roles específicos, solito se irá dando. Todos  tenemos esa sexualidad, dentro de nosotros, la cual nos llevara a bailar, dedicar, crear, hacer o interpretar;  Entonces, ¿Por qué nos preocupamos tanto por las etiquetas? Cuando tu manera de seducir, apreciar, admirar y estar , es con la persona correcta, nada pasa y todo pasa, pues no importará si eres una chica y quieres guiar un baile, pero importará demasiado; no importará “quien hizo”, pero sí, lo que tú haces por aquel ser especial.

 

 

Cada quien  a su manera peculiar. Sin etiquetas, sin estereotipos, amando y queriendo; Y por supuesto en la manera peculiar, distinta y única en la que podemos expresarnos. Tu eres tú, y ese es tu mejor regalo, único, diferente, aprovéchate. Si tan solo nos soltáramos un poco… las grandes cosas que podríamos hacer.

Romanticismo, no es el jazz, los vestidos de noche, una flor, regalos o un vals; Romance, amor, es una intención, un sentimiento siendo expresado, el tiempo dedicado y el haberte escuchado. Tú decides, si invitas al amor, amor propio, amor de pareja, amor, amor, amor, a tu vida. ¿Y si vivimos un ratito en blanco y negro?

You Might Also Like

Previous Story
Next Story

Deja un comentario