MODA & BELLEZA

La Esencia de Vestirnos Bien

 

El mundo tiene muchas necesidades y una de las principales es vestir.

Absolutamente a todos nos gusta lucir bien, pero eso conlleva diferentes perspectivas. Ya que lo que resulta agradable para una persona, para otra no resulta tanto.

La manera como vestimos dice más de nosotros que lo que pensamos, pues refleja una gran parte de nuestra identidad, siendo la esencia que nos caracteriza del resto de las personas.

Y es que la moda es tan hermosa que nos permite tener una extensa variedad, es tan popular y ¡por eso nos encanta! Disfrutamos de las pasarelas de los grandes diseñadores que nos hace sentir protagonistas de Sex and the City.

 

Pero seamos realistas eso no somos nosotros, no tenemos la cuenta bancaria de Rihanna o de las hermana Hadid, ni la complexión de las chicas altas, rubias y ultra delgadas  que desfilan en las pasarelas.

Resulta que somos personas fuertes, reales que trabajamos o estudiamos, con sueños y objetivos  fabricando nuestro camino de felicidad, donde obtenemos grandes caídas de las cuales conseguimos un ferviente aprendizaje.

Sería mentira decir que no estamos empapados de moda, pues resulta verdad que a todos nos encanta ir de compras, ese sentimiento de adquirir algo nuevo, nos permite valorarnos, hacer crecer la confianza, es un poder increíble, que nos hace estar dispuestos a enfrentar cualquier adversidad.

 

 

Nuestro carácter queda reflejado casi un 90% en nuestra vestimenta, pues es la manera en la que nos presentamos con el mundo. Cada parte de nuestro vestuario plasma particularidades de nuestra personalidad. Y es tan importante que por eso la industria de la moda gana millones de dólares.

Por ejemplo, nuestro soporte son nuestros pies, (por ello se ha convertido en el principal vestuario que observan) aquellos que nos llevan a caminar largas sendas, es un referente de pulcritud, de uso o  de interminable variedad. Independientemente al club que pertenezcas (tacones/ tenis/ flats) resultando fundamental para dar pasos firmes en las diferentes circunstancias que enfrentamos diariamente.

 

 

Los colores que utilizamos, expresa más de lo que pensamos, son nuestros sentimientos hablando, incluso en algo tan pequeño como el decorado de la uñas que usamos, comunica mucho, que resulta imperceptible.

Dejemos a un lado el hecho de que la moda es para gente frívola, ya que no es así, todo es cuestión de  equilibrio, quererse y sentirse bien, para que sea reflejado.

Incluso las personas que prefieren vestir de negro por lo elegante, o por ideología es para demostrar que no son igual a los demás, pues cada uno de nosotros tiene  una manera de pensar, y debemos de respetar gustosamente.

Si bien no todos tenemos dinero para adquirir prendas de las grande marcas como Prada, Chanel o Valentino,  podemos tomar como referencia, para enfocar el estilo que deseamos obtener, ya sea definido o momentáneo (fiesta/reunión) pero siempre con mentalidad de  sentirnos a gusto.

Los accesorios son para dar un toque único a nuestro vestuario, pero también de utilidad como un reloj, mascadas, sombreros o gorros para cubrir el frío,  corbatines, lentes para proteger la vista, diademas, aretes, collares y un sinfín de artículos  que agrega estilo y originalidad al outfit. Incluso siendo recordado por personas, pues a nadie le gusta ser ignorado.

 

 

Dejemos bien claro la confianza es nuestra principal prenda, la que hará que jamás pasemos desapercibido, no es superficialidad, ni ego, ¡Es bienestar! Esto siempre acompañado con una buena higiene, convertirá a una persona segura y optimista. Así que aceptémonos y respetemos la vestimenta de la gente.

Miremos a nuestro armario y busquemos aquella ropa que no nos hemos puesto en años, saquémosla de nuestra vida, esto permite un autodescubrimiento, una forma de depuración en nuestra vida, la podemos donar, e incluso mejorar nuestro sentimiento de empatía, al contribuir con un pequeño granito de arena.

Recordemos que todo se trata de un balance, vestirnos como la persona que somos hoy y no aquella que fuimos; porque  todo en nuestra vida es cambiante. Vivamos de una manera práctica, donde dejemos de a un lado lo que piensan las otras personas de nosotros.

 

 

La primera regla para vivir, debería ser  sentirnos bien con nuestra persona, y de no ser así, convirtámoslo en nuestra objetivo, como meta en la vida para lograr un bienestar mayor, y ¿por qué no? mejorar, aquello que nos disguste. Seamos lo que queramos, siempre y cuando no afectemos a terceros.

¡Concentrémonos en nosotros y de esta manera podremos generar bienestar en las personas de nuestro entorno!

You Might Also Like

Previous Story
Next Story

Deja un comentario