PENSAMIENTO

No Podemos Parar A La Naturaleza

La naturaleza, lleva su propio curso, y aunque a veces no esté en nuestros planes, ella decide manifestarse, pues después de todo antes de haber edificios, solo habían plantas. Alarmante es, el estar presente durante una catástrofe natural, y de igual manera, el post desastre es triste, shockeante y desolador, y ni se diga si se sufrió daño alguno. ¿Entonces como nos sentimos? ¿Cómo me cambio? Esta semana en Mundo Rosa, nos damos un abrazo de aliento, un besito de esperanza y ¿Por qué no? Hablamos de aquello que dábamos tanto por sentado y de como vemos ahora las cosas.

 

Sin duda estos temblores pasados, sumados a los huracanes que están presentes y todo lo demás pasando en el mundo, parece too much ¿Cierto? Y uno nunca cree que algo así le va a pasar, hasta que sucede… en esos momentos, cuando pudieron ser segundos o apenas 2 minutos y que se hicieron eternos, ya no tenía importancia lo material, como nos vemos, si estamos gorditos o delgados, si mi nariz no me encanta, si no tengo una mejor computadora… en esos momentos que se hicieron eternos, solo pensábamos en una cosa, en nuestros seres queridos, en su bienestar.

 

 

Suena trillado, pero tan solo por unos segundos, nuestras vidas pasan por nuestros pensamientos, pensamos: “hasta aquí llegue”, y todo se vuelve tan innecesario ¿Sabes? Todo lo material y las preocupaciones tontas que cargamos día, tras día ya no importan, y por tan solo en ese momento, abrimos nuestros ojos, a lo que realmente importa, a lo que si llevamos en el corazón, a lo que se irá y mantendrá con nosotros por siempre.

 

 

Qué feo, más que importante que necesitemos, un suceso así para abrir los ojos, para caer en cuenta que él ahora es  todo  lo que tenemos, que lo que no se dijo, no se hizo, por pena o miedo ya no importa; que las palabras de cariño no dadas, lo que no nos atrevimos a decir de frente, quizá nunca se diga; que pudo más el que vivió en el presente, que el que se la paso preocupado. No ha de ser nada fácil, observar o tan siquiera pensar que todo aquello por lo que trabajaste, se va en un abrir y cerrar de ojos, pero, son en esos momentos donde debemos tomar calma, palparnos, y decir: ¡Estoy vivo! Por qué ese es el más grande regalo, el tener la dicha de ver, sentir, y estar con los seres que quieres. Lo material duele, pero lo humano, duele en el corazón.

 

 

Entonces, hoy hago conciencia: “Después del temblor y lo feo que se sintió, me queda claro que no tenemos la vida comprada, que lo material se va en un pestañear, que el tiempo, las palabras y las acciones que se desperdiciaron o no se dieron, en un giro se van. La vida se va muy rápido, como para no hacer lo que nos gusta y estar con quienes el corazón quiere. Aprovecha tu tiempo. Tu materia, para complacer tu alma. Que tu conciencia crezca. No quiero ni pensar, lo que se siente estar o haber estado cerca o en un desastre natural. Valorar. Valorar para amar. Valorar para respetar. Valorar para crecer”

Un beso muy grande, mucha fuerza, esperanza y luz, aquellos que se encuentran atravesando un mal momento, quienes perdieron a un familiar y quienes siguen asustados. Aférrense a eso en lo que encuentran el amor, la fe, y siempre, siempre sepan, que no están solos.

 

You Might Also Like

Previous Story
Next Story

Deja un comentario