La ansiedad puede causar estragos. Incluso si no se transforma en un ataque de pánico, es probable que tus nervios te hayan abandonado en algún momento. La palma de tus manos empieza a sudar, la respiración se entrecorta y el corazón empieza a palpitar de forma acelerada.

Cuando estas sensaciones se vuelven abrumadoras y difíciles de manejar, es posible que estés sufriendo de un trastorno de ansiedad, el cual es tratado eficazmente por terapia, medicación o una combinación de ambos.

Pero si luchas para mantener tus nervios en jaque de vez en cuando, por ejemplo, si estás preocupada antes de ir a una primera cita o luchando para quedarte dormida la noche antes de una gran presentación en el trabajo, no tienes que buscar una píldora para superar la ansiedad.

Existen varias formas de hacerle frente. Acá se presentan varios métodos naturales, apoyados en la ciencia, para combatir la ansiedad.

 

Respira profundamente

Suena cliché, pero tomarte el tiempo para inhalar y exhalar puede aliviar la ansiedad. La respiración abdominal, caracterizada por respiraciones lentas, profundas e uniformes, por sólo 20 a 30 minutos al día, logra inundar tu cerebro con oxígeno, lo que estimula el sistema nervioso y relaja el cuerpo, según el Instituto Americano de Estrés.

“Por eso, la respiración igualitaria es una estupenda forma de reducir el estrés rápidamente, y hacer que vuelvas a un estado más relajado y natural.” (https://gananci.com/ejercicios-de-respiracion/)

 

Mantente caliente

La investigación sugiere que las sensaciones de calor son naturalmente reconfortantes. Esto se debe a que las sensaciones cálidas pueden alterar los circuitos cerebrales que implican directamente a la serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular el estado de ánimo, de acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Psychopharmacology.

Trata de mantenerte cálida cuando desees relajarte: Se puede dar una disminución significativa en la ansiedad después de un tiempo en el sauna. Esto aliviará la tensión y cosecharás otros beneficios para la salud.

 

Sal a caminar

Utiliza esto como motivación para salir de tu escritorio y dar un paseo fuera durante el almuerzo: Estar rodeada de naturaleza puede ayudar a reducir la ansiedad, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Stanford.

Los investigadores encuestaron a 60 personas sobre su estado de ánimo antes y después de que tomaron un paseo de 50 minutos en un ambiente natural o urbano en California. Y se encontró que la gente que tomó un paseo por la naturaleza se sintió menos ansiosa que aquellos que dieron un paseo por la ciudad.

Pasar el rato en un espacio verde reduce la actividad en una parte del cerebro que está asociada con un mayor riesgo de depresión.

 

Escucha música

Escuchar música relajante antes de hacer algo estresante puede calmar el sistema nervioso autónomo, encargado de controlar la respuesta de lucha o huida del cuerpo, más rápido que si trataras de relajarte en silencio, según un estudio australiano.

Elije algo que te haga sentir bien, ya sea Beethoven o punk rock. Lo que te hace sentir relajada es único para tu personalidad, así que tómate el tiempo en hacer esta selección y arma tu lista para esos casos de emergencia.

 

Estírate

Hacer yoga puede parecer intimidante al principio, pero pasar algún tiempo en la alfombra es una gran manera de mejorar tanto fuerza como ​​movilidad. Además, el yoga también puede ayudarte a controlar la ansiedad, según un estudio publicado el Journal of Alternative and Complementary Medicine.

Los investigadores le hicieron seguimiento a un grupo que hizo yoga por 3 horas a la semana. Después de tres meses, los participantes reportaron un mejor estado de ánimo y disminución del a ansiedad.

Es posible que el yoga aumente el nivel de un químico del cerebro llamado ácido gamma-aminobutírico (GABA), que ayuda a regular la actividad nerviosa. GABA disminuye típicamente en la gente con un humor o un desorden de ansiedad, y los medicamentos que realzan el producto químico se prescriben a menudo a las personas que sufren de este trastorno.

 

A beber H20

¿Te sientes temblorosa? La solución puede estar en un vaso de agua, según un estudio de la Universidad de Connecticut.

En el estudio, cuando las personas experimentaron deshidratación leve después de estar ejercitándose en la caminadora durante 40 minutos, también indicaron que se sentían más ansiosas. Algunas no podían pensar claramente y sus niveles de energía se desplomaron.

Por ello, bebe ocho onzas de agua la próxima vez que necesites calmar tus nervios.

Sobre El Autor

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.