WELLNESS

Cómo ayudar a un amigo con depresión

A nivel sanitario, la depresión se está convirtiendo un grave problema, puesto que –en el caso de América del Norte, por ejemplo, solamente una de cada diez personas ha acudido por ayuda para la depresión. Sin embargo, los diagnósticos  continúan siendo alarmantes, siendo que muchas personas, que incluso padecen depresión clínica, jamás han buscado ayuda con el propósito de superar la tristeza.

Es en estos momentos cuando tu mano amiga puede hacer la gran diferencia, y es que lo principal para poder brindarle ayuda a una persona con padecimientos de depresión, es conocer un poco la enfermedad, la cual se define por los bajos niveles de humor, y por la imposibilidad de poder disfrutar, durante un período prolongado. Este tipo de padecimientos constituyen una razón fuerte de preocupación, en la cual, quien la padece requiere de ayuda profesional, lo cual incluye además el apoyo de la familia y de los amigos.

Cuando una persona es diagnosticada con depresión, muchas veces la manera de reaccionar de su entorno, no es la más apropiada, pues muchas veces las amistades o familiares, por desconocimiento, suelen recurrir a burlas, e incluso a considerar que la depresión es algo sin importancia, cuando en realidad el apoyo es fundamental para que la persona pueda sentirse más feliz.

Lo primero a comprender es que quien padece depresión no desea sentirse en ese estado de aflicción, sino que también anhelan sentir felicidad y alegría, sin embargo, algunos factores –que muchas veces escapan de su control- no hacen que esto sea posible.

Tu rol como amigo es importante y debes ser muy empático para poder colocarte en la posición de la otra persona que se encuentra experimentando un sufrimiento. Con ello, podrás ser más sensible y demostrar más respeto, así como amabilidad. También es importante reconocer que no eres un terapeuta profesional, esto también es importante tenerlo presente para evitar la frustración, ya que tu papel no es decisivo en su recuperación, sino el de un profesional cualificado.

Muchas veces, los parientes más cercanos suelen demostrar mal humor cuando la persona que atraviesa la depresión, no mejora tan pronto o fácil como ellos esperan. Sin embargo, este tipo de molestias hacen sentir mucho peor a quien se encuentra deprimido, llegando a sentir incluso culpabilidad. Pero debes entender, que no todo depende de su voluntad, sino de la misma depresión.

A continuación, queremos mostrarte algunas cosas que sí puedes hacer para lograr brindar apoyo a tu amigo o pariente:

  1. No creas que la depresión se trata de sentir pereza: por ello, evitar animar a tu amigo a la típica expresión de “tienes que ser más fuerte”, pues, la depresión es un padecimiento grave, para la cual no basta la fuerza de voluntad. Comprende, y familiarízate con la idea de que la depresión, en realidad es una enfermedad.
  2. Invítale a que acuda por ayuda, ¡lo antes posible!: y, esto es lo mejor que puedes hacer para ayudarlo a superar la depresión, incentivarlo a buscar ayuda profesional, pues el tratamiento y las psicoterapias, de la mano de médicos, son las mejores opciones para que tu amigo logre superar esta situación.
  3. Observa su cuidado personal: pues, usualmente, quienes padecen depresión, no se cuidan de la mejor forma, así tampoco se alimentan bien, ni duermen en el horario normal. Para ayudarle, puedes contribuir a ordenar su espacio, pedirle que vista mejor, acompañarle al supermercado para hacer compras, y así tal vez logre salir un momento de la cama.
  4. Invítale a dar un largo paseo: salir de casa muchas veces contribuye a que la persona deprimida se sienta mucho mejor, por ello, puedes invitarle a tomar un paseo. Sin embargo, si no lo desea, solamente escúchale y hazle saber que pese a todo, su compañía es importante para ti.
  5. Ayuda a la persona a que ponga en cuestión sus pensamientos negativos: aunque la psicoterapia ayuda, quien está deprimido suele tener pensamientos negativos que afectan su autoestima. Puede que piense: “nadie me ama”, “soy horrible”, “soy inútil”. En lugar de sólo decirle que no lo es, puedes preguntarle por qué considera ese tipo de pensamientos, que te de ejemplos en concreto, pregúntale cómo se siente, escúchale y ayúdale a interpretar los hechos de otra forma que alivien su culpa y estrés.
  6. No le amenaces, sólo bríndale tu apoyo: así que evita amenazarle con expresiones tales como: “si no te cuidas, no te hablaré más”. Esto es grave, puesto que quien padece depresión, ya tiene sentimientos negativos, y esto sólo afianzará sus creencias. Más bien, sé alguien positivo en su vida, dile: ¿quieres que te ayude a lavar los platos? ¡Qué bien que te has preparado algo de comer!
  7. No tengas expectativas de que aparecerán las soluciones inmediatas: pues, la depresión no es algo que se desaparecerá tan fácilmente, sino que suele ser a largo plazo su mejoría. Al iniciar el tratamiento, puede ser un poco más fuerte, y cuidarse un poco más, pero aún se encuentra en períodos de negatividad.
  8. Recuérdale siempre que estás presente: algo tan simple como una mensaje, puede marcar una gran diferencia, hazle saber que estás presente, y que piensas en esa persona, incluso un: “¿cómo te sientes?” “he pensando en ti”, pueden bastar.
  9. Cuida también tu salud emocional: ya que ayudar a un amigo con depresión no suele ser fácil y esta experiencia puede generar agotamiento. Por ello, es importante, que recurras al apoyo de los médicos profesionales, así como también recuerda tomar un tiempo para ti, cuando sientas que lo necesites.

 

NOTA: este artículo es solamente una reflexión y consejo de una de nuestras colaboradoras en edición con la mejor intención de ayudarlos en el camino.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story