¿QUÉ ES?

La Gala del Met, Met Bal o Costume Institute Gala es una fiesta que señala la inauguración de la exposición que el Departamento de Moda del Museo Metropolitano de Nueva York organiza cada año. El tema de dicha exposición es a su vez el tema en torno al que gira la propia gala, en la que los invitados tiene que hacer una interpretación personal de la cuestión propuesta.

La primera organizadora del baile fue la socialité y fashionista Eleonor Lambert. Lambert, una auténtica gran señora del Upper East Side, fue también quien fundó la Best Dressed International List que conocerán gracias a Vanity Fair.

El Met Ball es desde sus inicios uno de los acontecimientos sociales más importantes de Nueva York, pero no fue hasta que Anna Wintour tomó las riendas del asunto en 1995 que se convirtió en un fenómeno mediático global. De Wintour es la idea de incorporar a la lista de invitados a grandes estrellas del showbusiness. Ella fue la introductora del “elemento Hollywood” que ha hecho que en Estados Unidos a esa gala se la conozca como “los Óscar de la Costa Este”.

André León-Talley, histórico editor y consejero de Vogue, es quien se encarga cada año de dar la bienvenida a los invitados en lo alto de las escaleras del Museo. Él no duda en señalar esta fiesta como “el acontecimiento social más importante de Estados Unidos”.

Cada año el evento tiene un presidente o presidentes de mesa. En esta ocasión los afortunados son la cantante Katy Perry, el productor y también cantante Pharrell Williams, el quarterback de los Patriots Tom Brady y la modelo Gisele Bundchen. Por encima de todos ellos, Wintour, claro.

¿PARA QUÉ LA HACEN?

La gala se celebra desde 1948, año en que se fundó el Costume Institute y es, sobre todo, un “fundrising event”, es decir, un acto benéfico en el que el objetivo real es recaudar dinero. La colecta se destina al propio departamento de moda, cuyo presupuesto anual son estos fondos. Con ellos organiza la exposición en sí misma, financia publicaciones conferencias, cursos y compra más fondos para el departamento.

Al mismo tiempo, la gala es un gigantesco escaparate publicitario, en el que las grandes firmas, a las que cada vez les cuesta más conectar con el gran público, tiene la oportunidad de mostrar sus diseños y los valores asociados a sus marcas en un contexto de glamour y exclusividad.

 

¿CUÁL ES EL TEMA DE ESTE AÑO?

La exposición de este año está dedicado a la diseñadora japonesa Reí Kawakubo, directora creativa de Comme des Garçons.

Los invitados a la gala pueden hacer una aproximación estilística absolutamente libre al tema, lo que da lugar a interpretaciones realmente excéntricas.

Es la primera vez desde 1983 que el departamento de moda escoge a un protagonista vivo. Kawakubo, es por tanto, la primera protagonista que podría dar un veredicto sobre aciertos y errores de los estilismo de la gala, pero la japonesa es conocida por su hermetismo (jamás ha concedido entrevistas).

 

¿QUIÉNES ESTÁN INVITADOS?

La fiesta es conocida por su exclusividad. Solo 700 personas son invitadas a la fiesta.
Vogue y los patrocinadores del evento (que este año son Apple, Farfetch, H&M, Maison Valentino y Warner Bros) guionizan un evento en el que la última palabra la tiene Wintour. Ella es quien decide quiénes son los invitados principales y dónde se sientan.

También es ella quien invita a las grandes corporaciones que compran mesas completas. Hay entradas individuales, pero son muy difíciles de conseguir, ya que no es suficiente con tener el dinero que cuestan (30.000 dólares, según Forbes): hay que pasar el estándar de “idoneidad” que marca la directora de Vogue.

Por supuesto no todos los invitados pagan. Muchas celebridades acuden como invitadas de diseñadores, con la condición de que vistan su ropa. Estas parejas celebrity-diseñador son precisamente las que dan vida a la alfombra roja.

 

Algunos Increíbles Looks Que Hemos Visto En Años Pasados

 

Fuente: Vanity Fair

Sobre El Autor

Mundo Rosa

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.