A veces llega a nuestra cabeza el pensamiento de: ¿qué tal sería mi vida en un lugar menos caótico? No nos es novedad que problemas como el estrés, la contaminación y otras situaciones afectan a quienes vivimos en grandes urbes. Por ello han surgido alternativas en las que los individuos buscan que se les permita llevar un estilo de vida más sostenible, más integrado con la naturaleza y mucho, mucho más tranquilo. ¿Qué clase de maravilla es esta? Un ejemplo de ello son las poco conocidas ecoaldeas.

¿Te imaginas una comunidad donde no falte alimento o donde se utilicen energías limpias? El estadounidense Robert C. Gilman, dedicado a la investigación y desarrollo de ecoaldeas, las nombra como asentamientos de individuos que se enfocan en el cuidado, el respeto a la vida humana y a los animales y, el valor principal, el amor al planeta Tierra.

Los individuos de una ecoaldea trabajan para producir su propio alimento, energía y educación, realizando las actividades dentro de la misma. En estas comunidades existe un equilibrio entre entre lo ecológico, social, la cultura, la economía, la tecnología y lo político.

A continuación te presentamos un par de ejemplos de ecoaldeas establecidas en México:

 

Ecoaldea Huehuecóyotl

Esta ecoaldea tiene base en las montañas de Tepoztlán, constituida por 20 personas de distintas nacionalidades, quienes basan su estilo de vida en ecología, artes y el bienestar de los individuos dentro de la aldea. Cuenta con baños ecológicos que no contaminan ni dañan el subsuelo, por lo que no se utiliza ni una gota de agua en ellos, con el objetivo de cuidarla y conservarla.

Para más información, entra al sitio http://huehuecoyotl.net

 

Pueblo Sacbé

El proyecto está situado a ocho kilómetros al noroeste del centro de Playa del Carmen, Quintana Roo. El objetivo principal es conservar la selva, preservar el agua y respetar los miembros de la aldea.

Para más información, entra al sitio http://pueblosacbe.com

 

México no es el único que alberga ecoaldeas, también otros países entre los que destacan Alemania, Escocia, EE.UU., Colombia, Australia y Argentina cuentan con estas comunidades. Las aldeas están abiertas al publico y tú puedes disfrutar de una visita o participar como voluntario para llevar acabo algunas de las actividades que hacen en cada una de ellas.

Estas comunidades sustentables son un ejemplo de innovación y en su construcción se utilizan elementos que cuidan el medio ambiente y es una opción para seguir preservando los recursos naturales y aprovechando hábitats en los rincones de nuestro país. Recuerda, todos somos comunidad.

Sobre El Autor

Mundo Rosa

Artículos Relacionados