PENSAMIENTO

Acoso Callejero – Una Historia Más

La verdad del acoso callejero.

Hace unos días leí la frase “el calor esta para usar vestidos, la ciudad no”. Las mujeres en época de calor sufrimos y no precisamente por el calor. Los hombres tienen la facilidad de ponerse una bermuda para sentirse un poco más frescos, pero ¿qué pasa cuando nosotras decidimos hacer lo mismo o usar un vestido?

Esta época del año nos hace más propensa a sufrir acoso callejero, pero no es únicamente por parte de los hombres, las mujeres también son participes de criticar nuestras vestimentas y decirnos de forma despectiva por usar algo más fresco.

Antes pensaba que únicamente las mujeres que vivimos en ciudad sufrimos ese tipo de actitudes porque aquí no están acostumbrados como en las zonas de costa a ver a las mujeres en ropa tan “ligera” pero con el paso de los años me he dado cuenta que en todas partes siempre existirá esa persona que se te quede mirando por como vistes.

Pero, ¿existe realmente un acoso o solo somos mujeres exageradas? O quizá de verdad no deberíamos vestirnos así para que nos respeten.

Si bien hay que tener pudor al momento de vestirnos esto no justifica que al caminar por la calle las mujeres nos sintamos inseguras por la forma en la que las personas nos ven. Día a día hay que soportar que un hombre nos mire el trasero, las piernas, los senos y claro que no tiene nada de malo mirar si es que fueran discretos o apreciaran nuestra belleza de una forma natural o inocente. Pero cuando esa mirada viene acompañada de palabras que lejos de ser agradables son incomodas es ahí cuando uno decide no volver a vestir así.

No, no es una exageración en días normales también tenemos que soportar que desde un carro alguien nos diga ¡que linda! ¡mamacita! ¡guapa! Y otros tantos “piropos” que como lo mencione acompañados de miradas de acoso dejan de ser un cumplido. Caminar por la calle y que un tipo que pasa a tu lado te susurre estas mismas palabras o incluso peores (a veces no sabes si rezan o dicen algo más). Y es que, aunque les digas a los hombres que se imaginen si lo mismo que ellos hacen se lo hicieran a su mamá, su hermana, su hija o su esposa ellos continúan teniendo este comportamiento que poco tiene que ver con la edad, estatus social o profesión.

Y entre mujeres lejos de ayudarnos nos juzgamos por la forma en la que nos vestimos, como mencione hay que tener pudor para vestirnos y saber que cada lugar tiene un código de vestimenta, pero esto tampoco justifica que al pasar por la calle y ver a una mujer con minifalda o con short la veamos cómo lo peor, pensar que su forma de vestir es incorrecta y que si le faltan al respeto se lo tendría merecido por salir vestida así.

Creía que la ciudad donde vivía era de mochos porque veían a una mujer en short y la querían crucificar, ahora pienso que nosotras no debemos sentirnos mal por cómo vestirnos y que tenemos derecho al igual que los hombres de usar un short o vestido en esta época de calor o en cualquier época sin necesidad de sentirnos acosadas o incomodas.

Edúcate, educa a tus hijos, educa a tu padre, educa a tu hermano, educa a tu amigo, educa a tu novio, platica incluso con tus amigas de esta situación para que entre todos entendamos que el acoso callejero de mujeres no es una exageración y que todos alguna vez hemos contribuido.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story