¿Qué pasa cuando estamos acompañados y aun así nos sentimos solos? ¿Cuándo inclusive rodeados de “amigos” sentimos este gran vacío? ¿En qué momento me perdí?

Suele pasar que a veces nos sintamos “vacíos” como que nada nos contenta, todo nos aburre o simplemente no le encontramos “chiste” a las actividades de los demás, Pero ¿Por qué pasa esto? Debemos entender que todos crecemos y maduramos de diferentes maneras y formas, cada quien a su tiempo; Siendo así, con el paso del tiempo vemos las cosas desde una perspectiva diferente, con nuevos conocimientos y una experiencia previa., Por lo que no suena nada loco, el que a veces cambiemos de gustos, actividades y hasta amigos.

Lo importante de esto, es el caer en cuenta que nosotros nos merecemos un tiempo fuera, un break, de todo lo demás. Es necesario el alejarnos, para ver el panorama desde otra perspectiva, para preguntarnos si estamos haciendo lo que nos hace felices, o si vamos por un camino que nos llevara a nuestra meta.

Muchas veces se nos olvida sentir, si sentir, preguntarnos si todo está bien, realmente tener conciencia de nuestro cuerpo y bienestar; y es que se nos olvida que la relación que tenemos y la más importante es la de nosotros mismos, y que como toda relación, hay que alimentarla, sanarla, escucharla, amarla y vivirla.

Socialmente la soledad es penada, vergonzosa y humillante, Pero ¿Por habría de ser humillante el estar contigo mismo? ¿Qué tiene de vergonzoso el conocerte, amarte y estar feliz con tu vida? Así es, NADA. Puesto que no hay cosa más satisfactoria, que el sentirte pleno y feliz con la vida que llevas, mirarte al espejo y llenarte de gratitud por un día más de vida, un día más para ser tú mismo.

Todos los sentimientos de soledad, insatisfacción, el estar sin ganas o no sentirte parte del grupo, nos está diciendo algo: que debes encontrar tu camino, que tu “yo interior” necesita un cambio, pues no es feliz. La felicidad como tal es un viaje relativo; pues depende de cada persona, y para ella no hay respuesta más que esta: simple y sencillamente, haz lo que te haga feliz, siempre y cuando no dañes a terceros, vive tu vida a tu manera.

Recuerda que esta vida es tuya, es tu historia y tú decides como debe ser, no permitas que la decidía, los malestares y el quejarnos, la arruinen. Tú tienes la capacidad de mejorar, la capacidad de ser feliz, la capacidad de amarte; tan solo siempre y cuando así lo quieras. Nunca es tarde para un nuevo comienzo, te debes a ti mismo, el ser tú mismo; ámate y vívete cada día, todos los días.

2 Respuestas

  1. Caro

    Hola!! Me parece muy bueno y útil tu artículo… de redacción ligera y sencilla. Sin embargo, si me lo permites, creo que es muy importante cuidar un poco más la ortografía, ya que ésta habla mucho de nosotros, sobre todo cuando tenemos el privilegio de escribir para dirigirnos a tanta gente en las redes sociales. = )

  2. Caro Hernández M.

    Hola!! Me parece muy bueno y útil tu artículo… de redacción ligera y sencilla. Sin embargo, si me lo permites, creo que es muy importante cuidar un poco más la ortografía, ya que ésta habla mucho de nosotros, sobre todo cuando tenemos el privilegio de escribir para dirigirnos a tanta gente en las redes sociales. = )