Como siempre pasa con este tipo de noticias, es muy difícil creerlo al principio. Es una extraña mezcla de irrealidad con un balde de agua con hielos y por más que quieres negar lo que pasa, la incómoda sensación te trae de regreso a la realidad.

 

Primero aclaremos algo. La pérdida de un amigo nunca va a ser fácil. Nunca. Y entre más cercana la amistad,  va a costar más trabajo lidiar con la perdida. Por ello es muy importante mantenerte calmada con agradables recuerdos de tu amig@ durante el proceso de duelo. Deberás aceptar que este va a ser un momento muy difícil en tu vida pero no te preocupes porque en realidad vas a salir de esto y veras que la mejor manera de honrar a tu amigo o amiga es conservar su memoria siempre viva en tu corazón y con la gente que estimaba y quería.

 

1 Piensa en los buenos tiempos. Mantén buenos recuerdos de cosas que hayan compartido juntos y recuérdalos. No recuerdes la tragedia que acabó con su vida.

 

2 Escribe poesía, escucha música que te guste, pasa algún tiempo a solas para reflexionar. Te ayuda con las cosas que te recuerdan a tu amigo, te ayudará a revivir sentimientos positivos sobre los pensamientos de tu amigo. Incluso si lo haces todo el tiempo, al principio te costará llorar.

 

3 Acepta la ayuda que otros puedan darte. Apóyate en la familia y amigos.

 

4 Escribe un elogio para tu amigo y léelo en el funeral. Visita su tumba. Apóyate en la fe. Si crees en Dios, trata de orar por tu amigo, y por ti y sus otros amigos y familiares.

 

5 Permítete sentirte triste. No dejes que nadie te diga cuánto tiempo debes sentirte triste, o lo triste que debes sentirte. La pérdida de un amigo afecta a diferentes personas de diferentes maneras, pero aun así es doloroso. Recuerda que es un dolor que sólo tú debes soportar, como un brazo roto – hay cosas que puedes hacer para aliviarte con el tiempo, pero con el tiempo va a doler otra vez hasta que se cure totalmente. Lo creas o no, algo tan doloroso como esta pérdida, sólo se curará totalmente con el tiempo.

 

6 Habla con tu amigo. Esto puede sonar raro, pero ayudará. Dile a tu amigo cómo te sientes, que lo echas de menos, habla sobre las cosas que están sucediendo en sus vidas, y cómo las cosas han sido diferentes ya que tu amigo no puede estar contigo. Dile a tu amigo que lo llevas contigo a dondequiera que vayas, que él o ella está siempre en tu corazón. Ir a terapia de ayuda o recoger algunos libros sobre el hecho ayudarán a controlar el dolor que sientes.

 

7 Duerme lo suficiente – o descansa por lo menos. A menudo, poco después de la muerte de un ser querido, las personas se ven afectadas por sueños malos o tristes, y el sueño parece aterrador e imposible. Acuéstate en un cuarto oscuro, y si te resulta difícil conciliar el sueño, al menos pon algo de música tranquila, o deja que la televisión funcione suavemente de fondo. La música o las palabras de la televisión pueden ayudarte a dirigir tu estado de sueño un poco, que te impida retomar el dolor a través de tus sueños. Sí sabemos, sin embargo, que nuestros procesos mentales presentan situaciones subconscientes y nos ayuda a lidiar con las cosas, así que no evites tus sueños, aunque algunos puedan hacer que te despiertes triste.

 

8 Vuelve a tu lugar en el mundo. Una vez que te sientas mejor, sal con tus amigos y haz las cosas que te gustan para olvidar el dolor de tu mente. Distraer tus pensamientos durante un tiempo no te hará olvidar a tu amigo para siempre. Vivir a tu manera no significa que deshonrarás la memoria de tu amigo- Vive una gran vida, y recuerda a su amigo con el amor y el afecto con el que tienes que hacerlo, eso es lo que tu amigo quisiera que tú hagas.

 

9 Haz un libro de recuerdos de la vida de tu amigo. Incluye fotos de él o ella desde el momento en que él o ella era joven hasta la edad avanzada. Incluye buenos recuerdos en este libro – Anécdotas o historias recordadas junto a las imágenes. Míralo cuando te sientas mal, y compártelo con otros amigos.

 

10 Haz algo bueno en honor a tu amigo. Si a tu amigo le gustaba montar en bicicleta, investiga cuando haría él su próximo viaje en bicicleta, y monta en honor de tu amigo. O si él o ella luchó contra el cáncer, comunícate con la Sociedad del Cáncer y haz una caminata por la cura o algo similar. Dona los fondos que juntaste en nombre de tu amigo. Esto le dará un gran honor a la memoria de tu amigo, y hará algo positivo en el mundo, al mismo tiempo.

 

Fuente: Wikihow.com