Sin categoría

Sé Más Libre Sin Juzgar

“No puedes ser libre, si sigues juzgando a las personas”

 

Es la semana de romper estereotipos en Mundo Rosa y nos ponemos a pensar ¿Son realmente mis prejuicios míos o fueron adquiridos por mi alrededor? ¿Sera que tengo el control de mis decisiones? ¿Qué tanto me permito que las personas me sorprendan y por qué?

 

Como todos sabemos nuestro entorno influye demasiado en nosotros, de manera positiva y negativa, es de esperarse que cuando nosotros crecemos, formemos nuestro propio criterio; pero ¿Cómo se si es mi criterio o algo que se me fue enseñado? Es algo complicado el ir en contra de todo lo que nos enseñaron desde niños, pero cuando ese aprendizaje no es sano para mi vida adulta, por ejemplo: el racismo, el racismo no es nato, sino que se aprende; uno no nace queriendo hacer sentir mal a nadie, ni pensando que alguien tiene más valor o derechos que otra persona, esto se adquiere, pues al nacer no tenemos conciencia de la discriminación. Entonces ¿Qué pasa cuando tengo un “conocimiento” adquirido que me hace daño y hace daño a los demás?

image1

Lo más importante es que hacemos en este instante conciencia de que no es algo que provenga de nuestro ser, que si bien puede “salírsenos” no es algo que sentimos realmente y te preguntarás: ¿Si no es algo que siento, por qué lo hago? muy simple, por costumbre, es como aprender modales otra vez, debemos reeducar nuestras mentes por complicado que suene. Aunque parezca complicado, no lo es, para poder reeducarnos debemos comenzar con baby steps, pasito a pasito, primero, evitar hablar sin pensar, dejar de decir y ó prohibirnos decir ciertas palabras; esto es como cuando queremos ser más positivos y menos pesimistas, tenemos que repetirnos eso cada día, a cada instante; no importa cuántas veces. Es posible siempre y cuando lo quieras, pues al final del día, no creo que a nadie le gustase lastimar personas con sus palabras.

image2

Si bien nuestro juicio como adultos, debería ser ejemplar a veces no lo es, puesto que es algo difícil coordinarse con la sociedad y el mundo, ¿A qué me refiero? Si estas en casita ves videos, o artículos y celebras las diferencias de todos, amas al mundo y sus peculiaridades; pero sales a la calle y ¿Por qué se te olvida el respeto y ese amor en casa? No es por que seas hipócrita, ni mala persona; si no que te dejas guiar al igual que muchas personas por la sociedad y los medios, por ejemplo: todos sabemos que todos los seres merecen respeto, pero si ven a una persona tatuada o con un look bastante diferente, ¿Qué hacen? Le miran feo, y por inercia uno se vuelve parte de la corriente, se nos olvida ser nosotros en ese instante y tener nuestro propio criterio, hacer nuestras propias conclusiones.

image3

Nunca es tarde para poner nuestro granito de arena con el mundo, con nosotros mismos. Al dejar las etiquetas a un lado, y sonreír mucho más, nos estamos dando el regalo de que las personas nos sorprendan, pues muchas veces, aprendemos grandes lecciones de vida de quien menos lo esperamos. Si alguien te falla, no pierdas la fe en las personas, que él peor error habido es pensar: “Que todos somos iguales”, porque no lo somos, no hay nadie como otro y no importa que tanto se le parezca, esta nueva persona podría cambiar, componer y sumarle a lo que la otra restó.

 

Entre más estereotipos manejemos, menos nos conocemos y tristemente más infelices somos, pues si fuéramos felices, no nos costaría una sonrisa, un saludo o una ayuda a nadie; esta es tu vida, y todos los días tienes el poder de cambiar el final de tu cuento, vívela para ti. Crea y cambia tu criterio, tu manera de ver la vida, conforme a tus experiencias propias, escucha siempre tu intuición y a tu corazón.

Previous Story
Next Story