Lifestyle

Ser mamá joven: Todo un reto y una experiencia inigualable

Ser mamá es un regalo que la vida y la naturaleza nos ha dado a las mujeres, sin duda una experiencia inigualable, pero ¿qué pasa cuando das ese paso antes de tus veinte?

Formas de vida existen tantas como personas en el mundo, y puede que algunas sean más sanas que otras, pero la realidad es que todos intentamos hacer lo mejor que podemos con lo que tenemos, sin que eso signifique que alguien tenga la manera correcta de vivir, pues todos vivimos y hacemos lo que nos funciona y lo que creemos que es mejor para nosotros.

En los años que llevo de ser mamá he conocido distintos tipos de personas, desde aquellas que te dan los mejores consejos con el único fin de ayudarte, hasta los que no importa lo que hagas, siempre hay algo que estás haciendo mal; por eso, para todas esas mamás jóvenes que nos leen les compartimos lo que para nosotras significa tener este papel en una edad en la que actualmente no se considera “normal” tener la responsabilidad de cuidar a otro ser humano.

 

1. No significa ponerte en segundo plano

Por alguna extraña razón se tiene la errónea percepción de que una vez que te conviertes en madre, debes abandonar tu persona para dedicar absolutamente todas tus energías al cuidado de los pequeños, pero olvidamos que cuidarnos y preocuparnos por nosotros no es asunto de tus roles o actividades, es un asunto de amor propio.

 

1 (1)

 

2. Será increíblemente difícil pero también el doble de satisfactorio

Ser mamá en tus 20s desgraciadamente siempre va acompañado de juicios acerca de tu responsabilidad y capacidades, desde miradas malintencionadas hasta auténticos juicios que no buscan ayudarte de ninguna manera será algo con lo que tenemos que aprender a vivir, además el distribuir tus tiempos para cumplir con todas las responsabilidades que ser mamá significa logrará que en muchas ocasiones entres en pánico, pero no te preocupes pues todo el esfuerzo que realices te hará doblemente feliz cuando logres algo, porque sabes realmente todo el trabajo que hay detrás.

 

2 (1)

 

3. No significa renunciar a tus metas

Es muy triste escuchar que algunas personas ven al ser mamá como un fin en su vida, cuando la realidad es que es uno de las mejores experiencias de nuestras vidas y no significa que nuestras metas se “trunquen”, significa que tal vez debemos planear una mejor estrategia y seguir adelante con todos esos objetivos que tenemos, pues ahora tienes un doble impulso, que tarde o temprano seguirá nuestro ejemplo.

 

3 (1)

 

4. Comprenderás pronto a tus papás

“Ya lo entenderás cuando seas padre” Es una frase que nos chocaba escuchar, pero la realidad es que sí, el hacerte cargo de la vida de otro ser humano implica decisiones difíciles, que solo son tomadas en base a lo que creemos que es mejor para esos pequeñitos, por lo que cuando somos mamás la relación con nuestras madres pasa de la confrontación de las ideas, a comprender por qué ellos o ellas actúan de cierta manera.

 

4

5. No significa que dejes de ser tú

Estereotipos sin sentido marcan lo que debe de ser una “mamá normal” y si no nos crees cuantas veces has escuchado que alguien diga la frase: “No debería hacer eso porque ya es mamá” como si al serlo nuestra vida y personalidad se viera mutilada en vez de enriquecida, tal vez si tengas que organizarte mejor y asumir más responsabilidades, pero nunca permitas que tus acciones se limiten a lo que los demás consideran correcto.

 

5

 

No voy a mentir, cuidar de ti misma, de otro ser humano, tu relación de pareja y estudiar o trabajar no es una tarea para nada sencilla pero con mucho amor, paciencia, trabajo, responsabilidad y perseverancia tendrás el mejor y más sonriente impulso para lograr tus metas.

 

 

 

You Might Also Like

Previous Story
Next Story