Wellness

No comas frente a la televisión

Comer es sin duda uno de los más grandes placeres de la vida, y muchas veces lo haces con el televisor encendido. Te decimos por qué debes evitarlo.

1. La televisión puede provocar que no prestemos atención a lo que comemos, por lo que la sensación de saciedad puede pasar inadvertida y esto hará que comamos de más.

2. Por mirar televisión es posible que comas deprisa, lo que es considerado un hábito poco saludable y podría traducirse en algo riesgoso, desde masticar muy poco la comida hasta sufrir atragantamiento. O de plano, todo lo contrario: comes sólo cuando hay comerciales, así que tu comida se enfría, pierdes el apetito y no comes lo suficiente, lo que también puede traducirse en sobrepeso, no en la pérdida de peso, pues tu metabolismo se hace perezoso.

3. Cuando comes frente al televisor sueles consumir alimentos que son menos saludables que los que comerías en el comedor. Tan fácil como que frente a la tele no comes una sopita y guarnición, sino pedazos de pizza y latas de refresco, ¿no?

4. Preparar los alimentos es una actividad que significa tiempo y esfuerzo, y por distraerte con la televisión no apreciarás todo lo que una comida tiene. Tus sentidos deben enfocarse en lo que llevas a tu boca, no en lo que están pasando en tu programa favorito.

5. Si vives con tu familia, comer puede ser una de esas pocas actividades para los que todos están reunidos entre semana; así, la hora de la comida o de la cena es un momento para conversar sobre sus días, proyectos y lo que les ha sucedido. No es bueno desperdiciar ese tiempo en comentar lo que está pasando por la tele, ¿no crees?

MR_Blog_Nocomas

[Foto: Flickr]

Considera los cinco puntos anteriores y evalúa si vale la pena pasar tiempo valioso como el que dedicas a alimentarte a ver televisión. Nosotras creemos que no.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story