Wellness

Agua, ¡tu mejor aliada!

Todos sabemos de la importancia de tomar agua, nos lo han dicho hasta el cansancio, doctores, medios de comunicación, ¡en todos lados!

Es por eso que este artículo no trata de los beneficios que todos conocemos (hidratar, desintoxicar, humectar la piel, realizar las funciones básicas del cuerpo, etc.) Hoy vamos a compartirles datos que quizá no sabías y que la pueden convertir en tu mejor aliada.

¿Cuánta agua tomar?

¿Has escuchado que debes beber 2 litros de agua al día? Esta afirmación es solo un aproximado y una recomendación general que pasa por alto muchas cosas.

MR_Blog_AguaHC

[Foto: Flickr]

Para determinar cuanta agua necesitas al día básate en tu peso. Una forma muy sencilla para calcularla es: 1 litro por cada 25 kg de peso.

Esto quiere decir que al dividir tu peso en 25 te aproxima al requerimiento diario que tú necesitas, pero si vives en zonas muy calurosas podrías aumentar el consumo medio litro para compensar la sudoración. Asimismo, los hombres, las mujeres embarazadas y las que están lactando, requieren más agua. En el caso del ejercicio se recomienda aumentar medio litro por cada hora de ejercicio.

¿Hace daño tomar agua en exceso?

Se conoce como hiperhidratación o intoxicación por agua al cuadro clínico que ocurre cuando se consume más agua de la que se puede eliminar. En condiciones normales, una persona sana en la que los riñones y el corazón funcionan bien (y puede ir a eliminarla sin problema) puede beber hasta 7 litros de agua al día, pero más de eso se considera riesgoso.

MR_Blog_AguaHC2

[Foto: Flickr]

¡Momentos clave del día!

De acuerdo a estudios recientes realizados por el Instituto Europeo de Hidratación. Existen momentos claves para hidratarnos:

1. Al levantarse: beber agua revierte la sequedad de la boca y barre con las bacterias que se acumulan. Además, el sólo hecho de ingerir agua inicia las actividades de nuestro metabolismo y nos pone en acción.

2. Antes de las comidas: beber agua previo a las comidas puede ayudarnos a perder peso, calma la ansiedad y brinda sensación de saciedad favoreciendo el control de lo que comemos después.

3. Antes y durante el entrenamiento: nos ayuda a rendir mejor durante el ejercicio y al mismo tiempo favorece la quema de grasa.

4.Después de entrenar: ayuda a reponer la pérdida de líquidos por sudor y favorece la circulación sanguínea ayudándonos a recuperarnos más rápido tras el esfuerzo.

5. Además: un vaso antes de bañarte ayuda a reducir la presión sanguínea y un vaso antes de acostarte previene ataques al corazón.

Ya lo tienes, convierte al agua en tu mejor aliada para mejorar tu peso, rendimiento y tu salud!

Lic. Marlen Treviño.

Health Coach especialista en Nutrición Deportiva.

Twitter: @MarlenTrevino

Si gustas un plan alimenticio personalizado así como rutinas de ejercicio para realizar en casa, escríbeme a [email protected]  me encantaría ayudarte.

tumundosaludable.com

You Might Also Like

Previous Story
Next Story