Lifestyle

Perdona, vive y deja vivir

Si hay una verdad infalible en la vida es que todo ser humano se equivoca varias veces a lo largo de su existencia, y no hay un solo campo en el que no ocurra.

A veces nos pasa en el trabajo, en casa y con mucha frecuencia en nuestras relaciones personales. Pero en este último escenario, la situación suele ser más delicada, debido a que un error nuestro o ajeno puede cambiar radicalmente nuestra historia de vida y la manera en que actuamos para uno mismo y hacia los demás.

Este comportamiento está determinado por los rencores que vamos acumulando a lo largo de la vida debido a que no nos permitimos limpiar para poder recoger únicamente el aprendizaje que esa experiencia dejó y continuar el camino, sino que insistimos en quedarnos en ese pasaje de nuestra historia alimentando el dolor y llenándonos de amargura. Esta serie de sentimientos lo único que hacen es crear barreras que no nos permiten avanzar y en cambio nos amargan la existencia.

MR_Blog_Perdona1

[Foto: Flickr]

Una forma distinta de perdonar

Si alguna vez hemos creído que con decir “ya está perdonado” es suficiente para cambiar el rumbo de las cosas, nada hay más equivocado, pues se requiere de un proceso que parte de la consciencia, es por eso que los rencores son muy poderosos porque se guardan en la memoria y la manera en la que los abordamos y cómo los traemos a la mente son factores que afectan mucho.

Una buena opción para trabajar el perdón, puede ser poner en práctica el ritual del pueblo hawaiano, el cual se conoce como Ho’oponopono que significa armonizar, rectificar y corregir lo que es erróneo. ¿En qué consiste? Se reúne a los involucrados en el conflicto y hay una persona que está unido a ellos en amor e interés por restaurar la relación, quien funge como mediador y guía para ayudarlos a encontrar la raíz del problema y encontrar soluciones.

En este mismo ritual se sacan la luz las cualidades y buenas acciones de cada uno de los involucrados, con el fin de recordarles que son personas valiosas y que tienen la capacidad de actuar con bondad hacia los demás.

MR_Blog_Perdona2

[Foto: Flickr]

Los antiguos hawaianos creían que vivir en el conflicto era sumamente negativo, pues no se limita a estar enemistado con otros sino que como un efecto cascada, afecta a todos los miembros de una familia y de una comunidad, por lo que la reconciliación y el perdón eran indispensables.

No hace falta permanecer a ninguna cultura en especial para reconocer que vivir rodeado de rencores, sólo causa dolor y retroceso. Idealmente hay que hacer a la otra persona conocedora de que ya no hay resentimientos por nuestra parte, pero no es indispensable que esto ocurra así, para poder liberarnos.

MR_Blog_Perdona3

[Foto: Flickr]

Si ya no existe la posibilidad de contactar personalmente con ella porque de alguna forma está ausente, es suficiente con reconocer uno mismo su parte positiva y desde el fondo del corazón, el perdón que nos hará avanzar y vivir con libertad.

Para leer: Las cartas de Ho’oponopono, María Elisa Hurtado Graciet, Editorial Obelisco


Colaboración de Fundación Teletón México.
Bimba Galán
#EscuelasLibresdeBullyng
[email protected]

You Might Also Like

Previous Story
Next Story