Wellness

Cuida tus pies

Tus pies sostienen tu mundo, no los descuides.

Tus pies sostienen tu mundo, no los descuides.

Los pies son una de las partes más delicadas de nuestro cuerpo y que requieren mayores cuidados e higiene y también es una de las más olvidadas.

Si sufrimos problemas en los pies, nuestra calidad de vida se ve fuertemente afectada. Nadie puede ignorar un dolor en los pies o en las uñas de los pies.

 

Aquí te damos unos consejos para mantener tus pies sanos y cuidados:

 

Aséalos a diario. No sólo dejes que sólo caiga el jabón y el agua cuando te estás bañando. Asegúrate de lavar con una esponja y jabón tus tobillos, las plantas, las uñas y  los espacios entre los dedos.

 

Sécalos bien. El exceso de humedad y el calor favorecen la aparición de hongos y bacterias. Es importante dedicar tiempo a dejar los pies bien secos antes de ponerte calcetas, medias o zapatos.

 

Hidrátalos. Aplícales una buena crema hidratante cada día después de lavarlos, sobre todo en los talones, que es la zona que más se reseca y agrieta.

 

Masajéalos. Mientras aplica la crema hidratante, realiza un pequeño masaje por todo el pie, abarcando desde el talón hasta el tobillo, la planta y el empeine.

 

Córtate bien las uñas. No dejes que las uñas crezcan en exceso y córtalas siempre de forma recta, para a evitar que se encarnen de las orillas. Si puedes ir con un podólogo o pedicurista para que te corte las uñas sería lo ideal. Parece pretencioso, pero es algo que vale mucho la pena.

 

Usa calcetas de telas naturales. Opta por calcetas de algodón y evita las que contenga fibras sintéticas que encierran la humedad e impiden la transpiración. Evita las que tengan costuras marcadas te hagan presión en la punta de los dedos.

 

Usa zapatos cómodos y adecuados. Elige zapatos flexibles, transpirables y de acuerdo a la anchura de tus pies. Que te resulten cómodos al caminar. Busca los que tengan planta acolchonada o compra una plantilla para evitar sobre cargar la presión en tus pies. Los tacones estiletos y de punta afilada son divinos, pero cuida que no te lastimen o úsalos alternando unos zapatos cómodos. La belleza no debe de torturar.

 

Ejercítate. Trabaja las articulaciones y tendones de tus pies. Estira a menudo los pies, gira los tobillos, mueve los dedos.

 

Evita infecciones. Protege tus pies de los espacios públicos para evitar hongos usando chanclas de goma en las zonas húmedas como las albercas, vestidores de gimnasios, etc. Tampoco compartas tus cortaúñas, ni siquiera con tu mamá o tu novio.

 

You Might Also Like

Previous Story
Next Story