Beauty Tips

Pasos seguros en tacones

Los zapatos de tacón traen muchísimas ventajas a nuestro aspecto: nos hacen ver más altas, más estilizadas y más delgadas. Usa jeans con los tacones correctos y tendrás un look mucho más chic que si los usaras con otro tipo de calzado. Sin embargo, puede parecerte una tortura usarlos todo el tiempo, es más, puede parecerte una tortura usarlos por una hora, así que vamos a darte unos consejos para que vayas acostumbrándote poco a poco a ellos y al final puedas caminar como modelo en pasarela.

 

Foto: Flickr

Foto: Flickr

 

– De chiquito a alto, de grueso a delgado. Hay muchísimos tipos de tacones, y puedes alternar entre éstos hasta llegar a los más altos y delgados. Puedes comenzar con wedges (los que tienen plataforma), seguir con otros de taco grueso y terminar con los tacones delgaditos. Así con la altura, empieza con tacones bajos y ve aumentando la altura si así lo deseas.

– Que no te lastimen. Asegúrate de que los zapatos te quedan bien, debes sentirlos seguros; con zapatos grandes el pie bailará dentro y con zapatos apretados te lastimarás y el paso será tambaleante.

– Talón, media, punta. Se cancelan los pasos de pato. Para andar, empieza apoyando el talón, luego el centro del zapato y al final la punta. No dejes caer todo el peso de tu cuerpo en los talones. Debes andar con pasos suaves y apoyarte en la parte “pie-talón”, como cuando andas con flats o tenis.

– Hombros atrás, pecho arriba, muy derechita y con la vista al frente. Esa postura te ayudará a tener equilibrio y a que el peso de tu cuerpo no caiga sobre el talón. Además, mejorarás tu postura para siempre. Es muy importante que sigas la cadencia de tu cuerpo, tener la postura correcta no significa que debas ir rígida.

– Practica en casa. Es como andar en bici, empiezas con ruedas de entrenamiento y terminas haciéndolo súper natural, todo gracias a la práctica. Hazlo lo más que puedas, por veinte minutos o media hora (tampoco se trata de torturarte). Sigue una línea recta que haya en el piso o dibuja una, esto te ayudará a poner un pie frente a otro y cuando tengas suficiente práctica para andar en la calle no será necesario que mires las líneas de la banqueta.

Puedes hacer una serie de ejercicios, cuando los domines por más tiempo, sabrás que estás lista. Ponte tus tacones y párate de puntitas. Puedes apoyarte en la pared o en algún mueble, después tendrás que hacerlo sin ayuda. También prueba mantener el equilibrio en un pie y luego en el otro, cada vez debes conseguir hacerlo por más tiempo y sin tambalearte.

Esperamos que estos consejos te sean útiles, si conoces algún otro tip o ejercicio compártelo con nosotras.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story