Chicos

¿Cortaste con tu novio? No te conviertas en tu peor enemiga.

No te conviertas en tu peor enemiga, todo pasa.

No te conviertas en tu peor enemiga, todo pasa.

Cuando rompes con tu novio, lo más usual es que te dejes arrastrar por la tristeza y convertirte en tu gran enemiga. De pronto, todo lo bueno deja de importar y tu atención se centra solamente en la ruptura.
Si evitas encapsularte en tu dolor, será más fácil mantenerte serena y salir adelante.

1. La escuela es para pasarla bien, no para estar llorando en clase
Tus papás están en lo correcto: la escuela es vital para tu futuro.
Después del tiempo que debes dedicar estudiando, no podría quedar un minuto libre para gastarlo en sufrir por una relación rota.
Si tienes tiempo libre, dedícalo a hacer algo relacionado con la carrera que estás estudiando, como hacer prácticas profesionales o reunirte con un colectivo de tu generación a hacer proyectos en conjunto.

2. Si trabajas, tu oficina es un lugar para trabajar, molestar a la becaria o jugar con los post-its
No arriesgues tu carrera pasándote horas en el baño llorando por tu ex. Sólo demuestra falta de profesionalidad y es completamente egoísta (¿qué tal que otros quieren usar el baño para evitar al jefe, leer chismes en el celular o jugar Candy Crush?).
Si te pones triste durante las horas de trabajo, tus colegas y jefes dudarán de tu profesionalismo y de tus habilidades para manejar el estrés. Puede costarte un aumento de sueldo o que te den ese puesto que tanto deseas.
No quieres ser recordada como la chica emocionalmente débil que no pudo recomponerse tras la ruptura con su pareja.

3. En poco tiempo, nadie va a querer hacerte compañía
No hay nada más aburrido que una persona que está constantemente triste y dándole vueltas a sus desgracias. A veces, es necesario tragarse la tristeza y mantener al mínimo la auto-condescendencia para no quedarse sola con tu soledad.
Tu familia y amigos entenderán que estás triste y tolerarán tus quejas y llantos durante un tiempo pero, eventualmente, ellos empezarán a cansarse y aburrirse de ti.
No alejes a la gente que te quiere, deja que te lleven con ellos de regreso a la alegría y no los arrastres a tu tristeza, porque puede que tu ex no sea el único que termine abandonándote.

4. Evita las películas de amor
No te tortures innecesariamente viendo películas como “Amélie” con un litro de helado y una caja de kleenex.
Si hay algo más molesto que la gente que bombardea Facebook con fotos de sus bebés o mascotas, es una mujer que se la pasa soñando con cuentos de hadas y creyéndose personajes de películas completamente fuera de la realidad.
Amélie es una obsesiva que enloquece al chico del que se cree enamorada, persiguiéndolo y poniéndole trampas para llamar su atención. ¿Y el chico? Nunca cuestiona las acciones de Amélie y en ninguna escena se demuestra que sea un hombre decidido, sólo se deja arrastrar por su stalker.
No, tú no quieres ser Amélie.

5. Sé fuerte
Romper una relación duele, pero es importante mantener las cosas en perspectiva. Hay cosas más importantes en la vida que un noviazgo fallido.
Recuerda que estás entera, nada en tu cuerpo se ha roto en pedazos y tu mundo sigue girando. Pero si empiezas a tomar malas decisiones y a utilizar al auto sabotaje (como salir con todo lo que se mueva, renunciar a tus amigos, dejar de hacer lo que te gusta) sólo generará un círculo vicioso que sólo te traerá problemas y más vacío interno.
Además, tú no quieres que lo más grande de tu relación sea sufrimiento y la necesidad de reconstruir tu vida. No le des ese poder.

Relájate, todo pasa. Saldrás de esta situación y, algún día, encontrarás al amor de tu vida.

You Might Also Like

Previous Story
Next Story